Líderes mundiales llegan a Glasgow para participar en la COP26

Bajo presión para actuar ante el cambio climático antes de que sea demasiado tarde, los líderes de más de 120 países empezaron a llegar el lunes a Glasgow, en Escocia, para una cumbre previa a las negociaciones decisivas de la COP26. La cumbre debe actuar para “salvar a la humanidad”, afirmó António Guterres, en la apertura de la cumbre de mandatarios, previa a las negociaciones técnicas. “Basta de cavar nuestra propia tumba”, abundó. Tras él, el príncipe Carlos de Inglaterra, en substitución de la reina Isabel II, de 95 años, que “guarda reposo” por consejo médico, llamó a las empresas a sumarse al esfuerzo mundial: “Necesitamos una amplia campaña de tipo militar para reunir la fuerza del sector privado mundial” que “dispone de billones” de dólares, avanzó. El príncipe Carlos dijo estar “en pie de guerra” contra la crisis climática.

“La humanidad ha jugado durante mucho tiempo a contrarreloj con el clima” y ahora “es el momento de actuar”, afirmó el primer ministro británico y anfitrión Boris Johnson. “Si fracasamos, nuestros hijos no nos perdonarán. Nos juzgarán con amargura, y tendrán razón”, dijo Johnson a los 120 jefes de Estado y de gobierno reunidos hoy y mañana en la cumbre del clima de la ONU. “Estamos casi en la misma posición que James Bond, excepto que la tragedia es que esto no es una película y la cuenta atrás para el día del fin del mundo es real y el reloj está sonando”, señaló el “premier”. “Con dos grados más, pondremos en riesgo el suministro de alimentos. Con tres grados más, habrá más incendios descontrolados y cinco veces más sequías. Con cuatro grados más, diremos adiós a ciudades como Miami o Alejandría”, añadió.

Recibimiento con ausencias

Con codazos y apretones de manos, Johnson y los responsables de la ONU fueron recibiendo durante la mañana a los dirigentes que llegaban a un centro de conferencias sobrevolado por helicópteros y rodeado de fuertes medidas de seguridad. El estadounidense Joe Biden, que proclama el regreso de su país a las negociaciones sobre el clima, será el gran protagonista de una cumbre con grandes ausentes, como el chino Xi Jinping, presidente del mayor país emisor de gases contaminantes, y el ruso Vladimir Putin.

Biden aterrizó hacia las 11:00 (12:00 CET) en la ciudad escocesa de Edimburgo, para dirigirse desde allí a la sede de la COP26. Antes de su llegada su enviado especial para el clima, John Kerry, había reafirmado la determinación de Estados Unidos a actuar para “salir de Glasgow habiendo aumentado la ambición global de forma muy significativa”. Pese a no asistir, el chino Xi Jinping transmitirá el lunes un mensaje por escrito a los asistentes. Putin, por su parte, grabó un videomensaje para los participantes de la conferencia sobre silvicultura y uso de la tierras de la COP26 ante la imposibilidad de participar en formato telemático.

De América Latina no acudirán ni el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, ni el brasileño, Jair Bolsonaro, a pesar de que este último estuvo presente en la cumbre del G20, que culminó el domingo en Roma. Tampoco asistirá el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, que canceló su asistencia en el último momento por motivos de seguridad. “Hemos renunciado a viajar a Glasgow cuando nuestras demandas no fueron satisfechas. No se trataba solo de nuestra seguridad, sino también de la reputación de nuestro país”, declaró Erdogan a periodistas a bordo del avóon presidencial durante su regreso a Turquía desde el G20 en Roma.

La COP26 debe desarrollar los principales temas del histórico Acuerdo de París de 2015, como el aumento de los compromisos de cada país para reducir las emisiones de gases de efecto invernadero, la financiación de la lucha contra el cambio climático, o las reglas de transparencia y control mutuo. En la cumbre del G20 en Roma se ratificó el compromiso con el +1,5ºC, pero no se dieron pautas claras para conseguirlo. “Me voy de Roma decepcionado”, declaró el secretario de la ONU, António Guterres. Biden por su parte acusó directamente a China, Rusia y Arabia Saudita de no estar a la altura del desafío.

 

Fuente: dw.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba