Las restricciones provocarán pérdidas de $311 millones

El comercio formal dejará de recibir ese valor semanalmente, según la Federación de Cámaras de Comercio. El turismo ha perdido más de 2.300 millones.

“La situación es más complicada que en 2020. El último año ha sido muy duro para la mayoría de familias que han perdido sus ingresos y trabajos. La actividad productiva sigue limitada. Muchos sectores todavía se están adaptando a las nuevas necesidades de los consumidores”. Alberto Acosta Burneo, analista económico, explicó que un poco más de un año después del inicio de la pandemia en Ecuador, no se han tomado las medidas necesarias para que las nuevas restricciones y el crecimiento de contagios de la Covid-19 no reduzcan las ya poco alentadoras perspectivas de recuperación económica.

El próximo presidente deberá ser un buen administrador de crisis y tener bien claras las prioridades.

Acelerar el proceso de vacunación.

No es posible seguir al mismo ritmo actual porque eso tiene un costo enorme, tanto para la economía como en vidas humanas, no solamente de los que mueren de Covid-19, sino también de los que no tienen ingresos suficientes para mantenerse.

Reforma tributaria es imprescindible con o sin acuerdo con el FMI.

Ante la falta de recursos fiscales para dar ayudas directas, se deben implementar acciones que faciliten la vida de las empresas, además de la eliminación de trámites, regulaciones y trabas.

Todo a destiempo

El año pasado, más de tres meses después de la imposición de cuarentena y restricciones se aprobó la Ley de Apoyo Humanitario en la Asamblea. Esa ley, según Mauricio Pozo, ministro de Economía, evitó una destrucción mayor del empleo.

Rocío López, economista y empresaria, comentó que las medidas para reducir el impacto económico de la pandemia se han tomado de manera dispersa, poco efectiva y a destiempo. “Se golpea a las actividades formales con limitaciones e incluso cierres, pero no se ofrece a la par un paquete oportuno de ayudas o por lo menos eliminación de trabas”, acotó.

Tras el estado de excepción que el Gobierno dispuso para ocho provincias (Azuay, Pichincha, Loja, Guayas, Manabí, El Oro, Esmeraldas y Santo Domingo de los Tsáchilas), la Federación de Cámaras de Comercio calculó que el comercio formal sufrirá una pérdida semanas por, al menos, $311 millones.

Por su parte, Holbach Muñetón, presidente de la Federación de Cámaras de Turismo, lamentó que no hayan llegado ni las ayudas ni los créditos.

“Desde agosto hemos perdido más de $2.300 millones, pero ni siquiera participamos de las decisiones que se toman en el COE Nacional. Las restricciones a las actividades formales, que cumplen todos los protocolos de bioseguridad, se siguen tomando sin bases técnicas”, dijo.

Cinco años de crisis

Según el Fondo Monetario Internacional (FMI), si no se toman medidas efectivas de reactivación económica, recién en 2025 volveremos a tener los niveles de producción y actividad económica de 2019.

Ese escenario es insostenible y provocará más desempleo. “Si no se cambia el rumbo, Ecuador podría sufrir una migración masiva de sus ciudadanos como ocurrió en la crisis de 1999”, aseguró Alberto Acosta Burneo.

Multilaterales y remesas redujeron la caída en 2020

Las proyecciones apuntaban a que la economía caería 10% durante 2020, pero la reducción fue del 7,8%, según el Banco Central. Mauricio Pozo, ministro de Economía, explicó que los más de $8.000 millones de créditos de los organismos multilaterales y los $3.335 millones que llegaron de remesas impidieron una caída prevista.

Sin embargo, para 2021, el financiamiento de los multilaterales será de máximo $5.000 millones, siempre y cuando no se termine el acuerdo con el FM. Además, las remesas no crecerán. (La Hora)

 

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba