Las noticias más impactantes de la semana

Este 4 de enero, a las 11:59 hora peninsular (10:59 Tiempo Universal), la Tierra alcanzó su velocidad máxima. Aunque nadie en el planeta pudo notarlo, el planeta se estaba «deslizando» el punto de su órbita más cercano al Sol, el perihelio.

Esta «cercanía» al Sol tuvo, como cada año, varias consecuencias. Por un lado, el Sol presentó su máximo diámetro aparente visto desde la Tierra. Y, por otro, la Tierra alcanzaron su máxima velocidad en la órbita. Concretamente se desplazó a 30,75 kilómetros por segundo (110.700 kilómetros a la hora).

De acuerdo con la segunda ley de Kepler, en el punto más alejado del Sol, por el contrario, la Tierra va a la velocidad mínima: unos 7.164 kilómetros por hora más despacio.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba