Cifras

Las heridas regulatorias de las aseguradoras británicas sanarán pronto

LONDRES, 22 sep (Reuters Breakingviews) – Las aseguradoras de Reino Unido pueden beneficiarse de una bofetada reglamentaria. La Autoridad de Conducta Financiera (FCA, por sus siglas en inglés) del país ha propuesto prohibir que las empresas del sector no puedan cobrar tarifas más altas a los clientes existentes que a los nuevos. Aunque no es ni mucho menos el mejor momento para este tipo de decisión, la intervención reguladora podría ayudar a las empresas a salir del agujero.

Actualmente las aseguradoras tienen pocos incentivos para ofrecer a los clientes leales —o perezosos— las mismas tarifas que a los nuevos. Compensar los bajos márgenes de negocio que obtienen en las pólizas diseñadas para atraer a nuevos clientes aumentando los precios pagados por los clientes que renuevan su protección cada año es una práctica común en el sector. Aquellos que desean jugar limpio tienen que dañar sus márgenes bajando las tarifas vigentes, o perder ingresos por la captación de nuevos clientes.

Las aseguradoras ya estaban en una situación difícil. La pandemia ha provocado una ola de reclamaciones en seguros de viaje, mientras que el confinamiento obligó a muchas a reembolsar fondos a clientes de seguros de automóviles, ya que se esperaban menos reclamaciones. La semana pasada, también perdieron un caso en los tribunales con respecto a las reclamaciones por no compensar a empresas aseguradas que tuvieron que cerrar durante el confinamiento, y ahora se enfrentan a una ola de reclamaciones. El martes Beazley reveló el creciente impacto del virus: prevén que las reclamaciones por la pandemia se dupliquen hasta llegar a 340 millones de dólares. Esto hizo que sus acciones cayeran más de un 11% en bolsa.

El 5% de caída en la cotización de Direct Line del martes refleja la preocupación de los accionistas de que los obstáculos regulatorios se conviertan en un problema. Si las empresas no pueden ofrecer tarifas tentadoras a los nuevos clientes, la FCA cree que los consumidores actuales podrían ahorrar 3.700 millones de libras en 10 años. Los seguros de vida diversificados y los seguros generales como Aviva podrían ser capaces de amortiguar el golpe, pero el impacto sería especialmente negativo en los seguros de Direct Line y RSA, que dependen más de los seguros de vivienda y automóvil.

Aun así, la necesidad de ofrecer bajas tarifas para convencer en las comparativas de los sitios web tampoco es ideal para las aseguradoras. Si todos eliminan estas tarifas, todos estarán en el mismo barco, lo que significa que todos pueden aumentar las tarifas en general y ayudar a sus márgenes. Eso podría no ser tan bueno para los clientes a los que se supone que la FCA debe proteger, pero en realidad podría ayudar al sector, en lugar de perjudicarlo.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar