Larvicultores buscan hacer visible su industria, pero también sus preocupaciones con la primera Expo Larva 2023

Con una feria comercial en la que alrededor de 40 expositores expondrán insumos, sistemas, tecnologías y servicios, el sector larvicultor, a través de la Asociación de Laboratorios Productores de Larvas de Camarón (Asolap), desarrollará la primera Expo Larva 2023, este 25 y 26 de enero en Puerto Lucía Yatch Club – La Libertad.

Además, el encuentro ofrecerá quince conferencias que tratarán temas como: innovación tecnológica, genética y manejo de campo, alimentación larvaria, el rol bacteriano en la producción, entre otros aspectos.

Esto, en un marco en el que el sector camaronero y larvicultor generaron en el 2022 alrededor de $ 7.000 millones de divisas para el país en exportación de camarón, por su parte los larvicultores reportan más de $ 400 millones en ventas al año, una industria que cuenta con alrededor de 450 laboratorios creando entre 3.500 y 4.000 plazas de trabajo directas.

Para Rafael Verduga, presidente de Asolap, la creación de este espacio obedece a la necesidad de abordar temas en tendencias científicas y tecnológicas, que buscan fortalecer a la industria.

“Nosotros siempre decimos que sin larvas no hay camarón, y muy poco se habla de la importancia de la larvicultura. Por esta razón, consideramos que ya hacía falta un espacio pensado y dedicado exclusivamente a quienes forman parte del punto de inicio de la industria camaronera”, argumentó Verduga.

Sin embargo, el encuentro también servirá para que el sector exponga sus preocupaciones, como por ejemplo, la producción ilegal de larvas. Según el gremio larvicultor, se ha solicitado a las autoridades realizar los controles que sean necesarios para impedir que se sigan comercializando larvas producidas ilegalmente.

Verduga resaltó que el gran crecimiento dado en las exportaciones de camarón se debe, entre otros factores, a la calidad de la larva que se produce, pues se ha logrado desarrollar animales resistentes a enfermedades y con potencialidad de crecimiento cada vez mayores y en menor tiempo; sin embargo, la bonanza económica de las exportaciones camaroneras no ha sido percibida por los larvicultores, principalmente por los precios excesivamente bajos debido de una competencia desleal.

Acorde a las estimaciones del gremio, de los 450 laboratorios que operan en el país, la mitad son irregulares. Según el titular de Asolap, estos laboratorios irregulares no cumplen las leyes laborales, normalmente adquieren insumos, incluyendo el combustible, en el mercado negro, perjudicando fuertemente a los productores formales quienes sí cumplen acatando la ley.

“Mientras que, en el mundo se paga un precio promedio entre $ 4 y $ 6 por millar de larvas, en el Ecuador por la misma cantidad se paga apenas $ 2 promedio, a pesar de que los costos de producción en el país son altos”, aseguró Verduga, quien detalló que el sector formal se abastece de insumos a precios internacionales y opera con uno de los costos de mano de obra más caros de la región; sin embargo, este precio de venta -que es 55 % más bajo que el precio internacional- se ha mantenido durante los últimos cinco años a pesar del gran crecimiento de la industria y sus exportaciones.

Para Verduga, los retos para el presente año se enfocan en seguir manteniendo el nivel de crecimiento de los años anteriores, luchar contra la informalidad y controlar los costos de producción que cada vez son más altos.

En este último punto, el dirigente aseguró que ha existido un importante incremento en los costos de producción, especialmente en insumos y energía, donde el combustible representa entre un 9 % y 11% de los costos totales de un laboratorio productor de larvas.

“Pretender que el sector pague por el combustible más del doble de lo que venía pagando, significa un incremento de costos directos alrededor de un 10 %, cuando la rentabilidad de los laboratorios está por debajo de esos márgenes”, analizó el presidente de Asolap, quien aseguró que ese incremento aniquilaría a la gran mayoría de larvicultores en el Ecuador.

Sin embargo, el sector también tiene importantes expectativas para este 2023, apalancadas en el cierre de acuerdos comerciales con otros países, especialmente China.

“De ser así, el sector larvicultor, más aún si se logra solventar los problemas descritos anteriormente, tendrá la oportunidad de seguir creciendo, no solo en su nivel de ventas que actualmente bordea los $ 400 millones, sino además en generación de trabajo, especialmente en zonas rurales, que es precisamente donde más se necesitan empleos estables y sostenibles”, manifestó Verduga. (I)

Fuente: El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba