Cifras

La producción maicera está a expensas de las gotas de lluvia

En algunas zonas donde han caído las primeras lluvias, también han caído las primeras semillas de maíz en los hoyos hechos con los espeques.

Este privilegio lo tienen las provincias de Los Ríos y Guayas, pero en Manabí aún la mayoría no toma la decisión de sembrar el grano, vital para la producción de aves y cerdos.

“Existe como todos los años la voluntad de siembra entre los productores y algo de temor en zonas más secas de Manabí por posible falta de lluvias”, señala Jorge Josse, presidente ejecutivo de la Asociación de Productores de Alimento Balanceado (Aprobal), gremio que agrupa a varias industrias de Guayaquil.

Es decir, a su criterio, todavía es muy pronto para poder decir algo sobre este año maicero ecuatoriano.

Es durante el verano donde se concentra la producción de maíz amarillo de Ecuador, que es la que sirve para la fabricación de alimento balanceado para pollos y cerdos en especial, por lo que, para Josse, es importante monitorear el clima entre enero y febrero.

Ecuador cada año produce alrededor de 1,2 millones de toneladas métricas, la mayoría (1 millón) para la cría de aves, cerdos, ganado, para mascotas es mínimo, según la industria. En 2019 se autorizó la importación de menos de 28.000 toneladas, según los datos de la Corporación Nacional de Avicultores (Conave).

Pero la encuesta de Superficie, Producción y Rendimiento del Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), arroja que en el año 2019 fueron 1’480.000 toneladas las producidas en Ecuador, lo que convierten a este cultivo transitorio en el principal, seguido por el arroz y la papa.

En 2018 la producción fue de 1’324.000 tm y en 2017, un total de 1’436.000 toneladas. En maíz amarillo representó el 39,41 % del total, con una superficie cosechada de 322.846 (365.334 hectáreas en 2018) hectáreas, menos que un año antes, pero con una mayor productividad.

El maíz duro se siembra en ciertas zonas hasta en dos ciclos en el año; en la provincia de Los Ríos se concentra el 43,81 % de la producción nacional, según el INEC. Una buena parte también la consumen los agricultores en tierno (choclo) para tortas, tortillas, humitas, mazamorra, etc; y seco, para la alimentación de aves criollas.

En Balzar, el cantón de Guayas donde se produce más maíz, la siembra producción ha comenzado y podría ser mayor en un 50 %, en relación al año pasado.

“La gente ha tumbado montañas y ha tenido facilidades de crédito de Banecuador”, dice Líder Mera, dirigente de la zona balzareña.

Habla de recintos como San Vicente, Lindo Unión, La Guayaquil, San Ramón, donde hay un incremento de las siembras, lo que hace prever una buena producción, pero un precio que puede resultar menor al esperado, “perjudicando a los agricultores”.

“La UNA (Unidad Nacional de Almacenamiento) se convirtió en el más grande especulador y hoy no funciona, y no tiene capital para comprar la cosecha de 2021. Se debe hacer algo en este sentido”. El año pasado el precio pagado al productor osciló entre 12,5 y 14 dólares, manifiesta.

“La gente compra bastante semilla de maíz en el Iniap (Instituto Nacional de Investigaciones Agropecuarias), en especial el híbrido H-554, que el ministro Xavier Lazo lo sacó al mercado hace poco y está con rendimientos de 150 y 180 quintales por hectárea y cuesta solo 65 dólares el saco”.

Según la plantilla técnica del Iniap, en promedio, en época lluviosa esta semilla produce 157 quintales por hectárea y en la época seca (pero con riego) 180 sacos de cien libras (pruebas hechas entre los años 2014 y 2019).

En la zona de Paján, Jipijapa, (Manabí) también se han tumbado árboles para sembrar maíz, constató EXPRESO en un recorrido por la zona hace un mes aproximadamente.

En los últimos años uno de los factores relevantes para el sector productor maicero es el incremento del consumo de carne de pollo, que pasó de 25,30 kilos per cápita a 30,43 kilos por persona al año, según cifras de Conave, lo cual implica una mayor demanda de materias primas.

El consumo de huevos tuvo también un aumento a 226 unidades por persona en 2019, en relación a los 213 de un año antes. Y 204 huevos por persona en 2017.

En Los Ríos, Efrén Vargas señala que se prevé una buena cosecha, ya que si el invierno “no es muy fuerte” favorece el buen desarrollo y producción de las plantas.

Es importante, a su criterio, la intervención del Estado en la comercialización, como se lo ha hecho con el arroz para mejorar los precios a los agricultores.

La formación de un fideicomiso para el caso del arroz fue anunciado por el Ministerio de Agricultura para iniciar la compra y la exportación de arroz. Y aunque no se ha mencionado aún la estrategia para el sector maicero, las autoridades han dicho que le apuestan a la productividad para bajar costos.

Fuente: granasadigital.pressreader.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba