La policía del régimen dispersa con gases protesta opositora en Caracas

MADRID.- Miles de venezolanos atendieron la convocatoria realizada por el presidente encargado de Venezuela Juan Guaidó para marchar este martes hacia la Asamblea Nacional (AN), en Caracas, como una forma de aumentar la presión interna sobre el régimen de Nicolás Maduro, mientras las fuerzas policiales dispersaron a los manifestantes con gases lacromógenos.

Agentes antimotines dispararon este martes gases lacrimogénos contra la manifestación encabezada por Guaidó para presionar por la salida del dictador Nicolás Maduro y llamar a elecciones.

Una columna de miles de manifestantes fue contenida por policías apenas se echó a andar y, cuando Guaidó intentó dialogar con efectivos que le cerraron el paso, comenzaron los disparos de gases, constató la AFP.

“Hoy este piquete no representa a Venezuela, este piquete representa la dictadura”, exclamó el jefe parlamentario, escoltado por legisladores opositores, ante una pared de efectivos con escudos antimotines que cerraba la vía.

Un vehículo blindado bloqueaba una avenida contigua para llegar al Palacio Federal Legislativo (centro), punto final previsto de la movilización opositora que había partido de una plaza a menos de un kilómetro.

“Nos impidieron el paso y comenzaron a lanzarnos bombas lacrimógenas”, afirmó a la AFP Katherine Croquer, chef de 54 años, quien dijo sentirse “con más ganas de seguir protestando”.

La gran mayoría de los miles de manifestantes partieron, mientras algunos con los rostros cubiertos respondieron a los gases con piedras, presenció la AFP.

Más temprano, el dirigente de 36 años, montado en una camioneta y con un megáfono, aseguró a la multitud que “hoy se inicia una etapa de lucha sostenida hasta lograrlo”.

La convocatoria de Guaidó de este martes planeaba llegar a la unicameral Asamblea Nacional -único poder en manos de la oposición-, para articular con diputados opositores un llamado a elecciones presidenciales para terminar con la dictadura.

La manifestación opositora se realiza un mes después de su regreso de una gira internacional en la que fue recibido por líderes como el primer ministro británico, Boris Johnson, el presidente francés Emmanuel Macron y el presidente estadounidense, Donald Trump, quien prometió aplastar la “tiranía” de Maduro.

El despliegue

Según el portal de noticias Efecto Cocuyo, agentes de la Policía y la Guardia Nacional Bolivariana (PNB y GNB), armados con equipos antimotines, se desplegaron en los alrededores del Palacio Federal Legislativo y en otros puntos de Caracas desde primera hora de hoy.

Además, efectivos de la GNB restringieron el tráfico de vehículos en las principales autopistas que conectan los estados de Miranda y Vargas con Caracas, de acuerdo con el medio venezolano.

“No vamos a caer en la violencia de la dictadura, tenemos muy claro el objetivo y la estrategia, cuándo y cómo enfrentarlos”, dijo el presidente de la Asamblea Nacional, Juan Guaidó, a través de su cuenta oficial en Twitter, reseñó el Centro de Comunicación Nacional.

Minutos después de las 12:00 del mediodía, Guaidó llegó a la plaza Juan Pablo II, en Chacao, punto de concentración de los opositores.

“No le vamos a dar el gusto a la dictadura de generar violencia, quedó claro de que aquí no hay miedo, estamos juntos”, expresó Guaidó a los presentes.

“El presidente y los los diputados iremos al frente para protegernos todos. No vamos a caer en provocaciones, el objetivo es reencontrarnos las calles, como la mayoría que somos, y que la Asamblea Nacional apruebe el Pliego Nacional de Conflicto”, manifestó Guaidó.

El presidente encargado de Venezuela hizo un llamamiento a realizar una marcha masiva. “Hagamos que cada policía, cada guardia, cada esbirro vea y escuche que somos más y vamos pa’encima y juntos”, arengó.

En Chacaíto, efectivos de la Policía Nacional arrojaron bombas lacrimógenas a los marchistas. Videos publicados por usuarios en Twitter muestran el momento.

La marcha opositora en Caracas comenzó a las 10:00 a.m, hora local de Venezuela, desde la Plaza Juan Pablo II con la intención de llegar hasta la sede de la Asamblea Nacional. Consciente de que podrían encontrarse con un cordón de seguridad, Guaidó avisó el lunes que repartirán una hoja informativa a los manifestantes con rutas alternativas.

Imágenes difundidas por el Centro Nacional de Comunicación, que ejerce de oficina de prensa de Guaidó, han mostrado a miles de personas concentradas en Caracas y en otras ciudades de Venezuela, como San Cristóbal.

Guaidó pidió a los suyos que, aunque “la dictadura se exhibe -militariza y amenaza-“, no caigan en “la violencia”. “No permitiré que los violentos empañen un día de avance en la lucha venezolana”, declaró.

El líder opositor insistió en que la “unión, organización y disciplina” de los venezolanos es fundamental para aumentar la presión interna sobre el régimen de Nicolás Maduro. “Hoy demostraremos que no nos acostumbramos”, proclamó.

Guaidó pretende reactivar las protestas en la calle como una forma de presión interna, al mismo tiempo que sus aliados internacionales estrechan el cerco sobre Maduro y sus colaboradores, principalmente, a través de las sanciones.

El Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV) convocó una contramarcha para este martes en Caracas. “Todos están invitados porque tenemos que hacer valer aquello que hemos escuchado siempre: ‘Las calles son del pueblo, no de la burguesía'”, dijo el vicepresidente del PSUV, Diosdado Cabello.

 

Fuente: diariolasamericas.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba