La pandemia golpea al sector rural

Los bolsillos en el campo ecuatoriano también se han ajustado debido a la crisis económica agravada por la pandemia de COVID-19. La situación ha golpeado a ganaderos y agricultores.

“Obviamente, el precio de venta (de leche) no se ha modificado y el ingreso neto ha disminuido por los mayores costos de los insumos, y hemos tenido que ajustarnos a ese nuevo ingreso”, asegura Germánico Tapia, ganadero del sector de Rumipamba de la parroquia Sangolquí (cantón Rumiñahui), ubicada al suroriente de Quito.

Alrededor de un 79 % de personas que viven en el sector rural presentaron una disminución de sus ingresos, según los resultados de la evaluación del impacto de la pandemia por COVID-19 en el sector rural y la seguridad alimentaria en Ecuador, elaborada por la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

bananeros

La COVID-19 contagia al banano: los bajan y los buques esperan por un cupo de entrada

Leer más 

De acuerdo con los estudios de la FAO, la región más afectada es la Amazonía, seguida de la Sierra y finalmente la Costa. Las principales dificultades que enfrentó la producción agrícola fueron en el transporte (31 %), por los precios elevados de los insumos (25 %) y el acceso a insumos (17 %). Y el 31 % reporta que su producción será inferior.

“Balanceado para el ganado, la sal… Esos productos se pusieron un poco difíciles de conseguir”, comenta Tapia.

La pandemia frenó muchísimo el consumo. Al frenarse el consumo en hogares, hoteles, restaurantes y cafeterías, toda la cadena productiva se contrajo y ha habido una afectación, tanto en productores formales como en muchos productores que han salido a la informalidad, señala Rodrigo Gómez de la Torre, presidente de la Cámara de Agricultura de la Primera Zona.

Y eso es solo una parte del problema. Se estima un incremento del 30 % de personas que padecerán inseguridad alimentaria a causa de la pandemia de COVID-19, que se sumarían a los cuatro millones que no tienen acceso regular a alimentos en Ecuador, según la FAO.

“Es una cuestión que preocupa muchísimo porque ya golpea en los índices de seguridad alimentaria, que prepandemia eran de los más altos de la región. Era el segundo país con índices más altos de la región con desnutrición infantil , con alrededor del 25 %”, sostiene Agustín Zimmerman, representante de FAO en Ecuador.

Según la FAO, la seguridad alimentaria “a nivel de individuo, hogar, nación y global, se consigue cuando todas las personas, en todo momento, tienen acceso físico y económico a suficiente alimento, seguro y nutritivo, para satisfacer sus necesidades alimenticias y sus preferencias, con el objeto de llevar una vida activa y sana”.

La situación ha provocado que la brecha entre la pobreza rural y la pobreza urbana se amplíe, aseguró Zimmerman. Según el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC), a diciembre de 2020 en el área urbana la pobreza llegó al 25,1 % y la pobreza extrema al 9,0 %. Mientras que en el área rural la pobreza alcanzó el 47,9 % y la pobreza extrema el 27,5 %.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba