La obra de Michael Crichton, creador de Parque jurásico, sigue fascinando: nuevo libro, series y películas

El médico, escritor y cineasta fallecido en 2008 dejó un legado que sigue influyendo a artistas de todo el mundo.


Michael Crichton escribió 18 best sellers, 13 de los cuales se llevaron al cine. Ahora regresa con dos series y dos películas, más un libro póstumo. (www.michaelcrichton.com)

“Nunca hubo otro como él en la historia del cine”.

La opinión contundente de Sam Kashner en Vanity Fair alude a Michael Crichton, que años después de su muerte sigue vivo en el panorama de la cultura popular mundial: en 2016 se comenzó a emitir con gran éxito la serie Westworld, basada en una película suya, y en 2017 saldrá su libro póstumo, Dragon Teeth, en el que regresa a los dinosaurios que le dieron gran fama con Parque jurásico.

Kashner sostuvo su visión con hechos:

Durante su vida, que terminó a los 66 años en 2008 por un linfoma, Crichton publicó 18 novelas que se convirtieron en best sellers mundiales —entre ellas La amenaza de Andrómeda, El gran robo del tren, Congo, Esfera, Acoso, Parque jurásico, El mundo perdido, Presa, Estado de miedo— que vendieron más de 200 millones de ejemplares, 13 de las cuales también conocieron el éxito cinematográfico.

Dirigió siete películas, entre ellas Westworld, Coma, El gran robo del tren.

Creó el programa de televisión ER, que dio fama a George Clooney.

Diseñó video juegos.

“En 1995 conoció un momento impresionante en la cultura popular cuando tuvo el No 1 de la lista de libros más vendidos (El mundo perdido), la película más vista (Congo) y el programa de televisión más mirado (ER), una trifecta que repitió en 1996 con Punto crítico, Twister e ER. Nadie ha superado eso: ni Stephen King, ni John Grisham, ni J.K. Rowling”, escribió el periodista.

Clooney lo recordó como un hombre renacentista: “Era muy bueno en muchas cosas. Médico. Escritor. Director”.


Westworld, la serie, está basada en la primer película de Crichton.

Su primer trabajo de dirección fue, justamente, Westworld, que lo regresó a la actualidad del espectáculo. La película de 1973, en la que actuaron Richard Benjamin, Yul Brynner y James Brolin, inspiró la serie que HBO estrenó el 2 de octubre de 2016 con Anthony Hopkins, Ed Harris y Evan Rachel Wood.

“Una odisea oscura sobre el amanecer de la conciencia artificial y el futuro del pecado”, la describió su promoción. Cuenta la historia de un parque temático de vacaciones, Westworld, habitado por seres animatrónicos tan perfectos que es casi imposible distinguirlos de los humanos. Su papel es facilitar que los visitantes realicen sus fantasías, se trate de sexo u homicidio, en un ambiente de su elección: el Lejano Oeste, el Imperio Romano y la Europa Medieval. Así los argumentos se multiplican, la acción y los dilemas se suceden a toda velocidad. La serie tuvo tanto éxito que HBO contrató una segunda temporada de 10 episodios a estrenarse en 2018.

En el corazón de Westworld está la relación entre los robots y las personas —una tensión: la venganza de las máquinas— que animó la imaginación de Crichton de manera distintiva: la tecnología es intrínsecamente incierta, no hay que confiar en ella porque más temprano que tarde se liberará del control humano y se volverá en contra.

También la novela que llegará a las librerías de los Estados Unidos el 23 de mayo será una serie de televisión: seis horas que produce Amblin Entertainment, de Steven Spielberg, para National Geographic Channel. La historia regresa a la paleontología con los dos grandes buscadores de fósiles del siglo XIX, dos amigos que se convirtieron en rivales: Edwin Drinker Cope y Othniel Charles Marsh. Con un trasfondo histórico y científico documentado, Crichton imaginó en Dragon Teeth un gran hallazgo en medio de la Guerra de los Huesos, como se llamó a la sucesión de sabotajes, engaños, sospechas y paranoia entre Cope y Marsh.


El nuevo libro de Crichton saldrá en mayo de 2017.

“Él dejó un gran legado”, dijo Spielberg a Vanity Fair. “Michael tenía una imaginación especial, diferente de la de la mayoría de los otros escritores”. Además de Dragon Teeth, el cineasta trabaja en la adaptación cinematográfica de las otras dos novelas póstumas de Crichton, Latitudes piratas y Micro.

Parte de esa herencia es también el archivo personal del autor, que su viuda Sherri Alexander Crichton cataloga junto con dos asistentes. Crichton se casó varias veces —tuvo una hija de un matrimonio anterior— y vivió con su última mujer tres años. Cuando él murió, ella llevaba seis meses de embarazo de su hijo John Michael.

La mujer explicó que el escritor acostumbraba a organizar todos sus intereses —más que variados: desde antropología a ópera, desde política del Este Europeo hasta patentes de genes, desde sueños hasta caos— y sus actividades en apuntes o cuadros. “Hay algunos que, como Dragon Teeth, que están completos. Y hay también fragmentos que son sólo ideas”, dijo a Kashner.

De esos archivos, probablemente, otras ideas de Circhton lleguen a la cultura popular del porvenir.

Fuente: Infobae

ra

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba