La mitad de la población está infectada por Helicobacter Pylori

Se estima que prácticamente la mitad de la población es portadora de Helicobacter Pylori. Se trata de una bacteria que coloniza el estómago durante la infancia y, aunque provoca gastritis crónica en prácticamente todos los infectados, solo produce otros síntomas en un pequeño porcentaje de casos. Una sintomatología que, además, suele confundirse con digestión pesada o acidez gástrica y suele atribuirse, por tanto, a una mala alimentación. Sin embargo, tal y como explica Modesto Varas, jefe del servicio de aparato digestivo del Hospital CIMA Sanitas y especialista de Teknon Quirón Salud, ambos centros de Barcelona, dicha infección puede ser un problema más grave provocando inflamaciones, gastritis, úlceras, e incluso cáncer gástrico. Concretamente, se estima que existe infección por Helicobacter Pylori en un 80-85% de las úlceras gástricas y en un 90-95% de las úlceras duodenales. Algo preocupante pero a la vez fácilmente prevenible. Numerosos estudios han demostrado que el tratamiento antibiótico y la erradicación del Helicobacter Pylori cambia radicalmente la historia natural de las enfermedades relacionadas con dicha bacteria. “En la actualidad disponemos de pautas de erradicación eficaces y métodos de comprobación que demuestran que la curación de esta infección elimina prácticamente las úlceras, y la posibilidad de desarrollar en un futuro neoplasias gástricas”, apunta el especialista Varas.

Detectar esta bacteria es, por tanto, algo fundamental para poder prevenir posibles complicaciones. Una detección que además puede ser algo muy sencillo. Y es que actualmente existe la posibilidad de realizar test diagnósticos no invasivos, de forma simple, con elevada exactitud y sin necesidad de exposición a  radioactividad y con un coste bajo. Claro ejemplo de ello es el test de aliento con urea (13C) (UBT). Una prueba en la que solo es necesario exhalar aliento para saber si existe presencia de esta bacteria. Su sensibilidad y especificidad es del 90-100%. La prueba tarda aproximadamente 30 minutos y debe realizarse en presencia de una persona con cualificación médica o bajo la supervisión de un facultativo. Asimismo, se recomienda comprobar la curación de la infección tras el tratamiento en todos los casos, ya que una prueba positiva permite la d
etección rápida de la infección persistente y la evaluación de nuevas alternativas terapéuticas. Como prueba no invasiva para confirmar la erradicación, los consensos internacionales recientes también recomiendan la prueba de aliento con urea (13C) (UBT) por su alta sensibilidad y especificidad.

Fuente: salud y medicina

pm

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba