La malnutrición, a fondo

Quienes se incorporen hoy al debate sobre las políticas de desarrollo van a encontrar un terreno mucho mejor informado y diverso del que existía hace solo unos años. Esta misma sección de Planeta Futuro en la que se aloja nuestro blog ha supuesto un paso de gigante entre los grandes medios que informan en español, situando a El País a la altura de verdaderas instituciones como The Guardian. Mientras otros asuntos de interés público padecen la sangría de los recursos escasos y los profesionales apresurados, nuevos modelos de negocio permiten que la malaria, los refugiados, la educación o los derechos humanos gocen de espacio propio y comentarios especializados diarios.

Y eso es un lujo que no sé si apreciamos lo suficiente.

Precisamente en estas semanas ha nacido un nuevo espacio que interesará mucho a quienes se preocupan por estos asuntos. Se trata de Malnutrition Deeply (Malnutrición a fondo), un nuevo proyecto del novedoso e interesantísimo modelo de News Deeply. Como en casos anteriores –océanos, refugiados, Siria, agua y derechos de la mujer–, esta plataforma combina noticias, documentación, datos, opinión especializada y foros de debate: todo al servicio de una información actualizada y de calidad sobre el problema del hambre y sus soluciones.

El asunto difícilmente podría ser más oportuno. Como alertaba la FAO en la presentación de su último Estado Mundial de la Seguridad Alimentaria y la Alimentación 2017, el hambre ha vuelto a repuntar en el mundo tras más de una década de caída lenta pero continuada. De los 815 millones de afectados, casi un tercio son niños que padecen las diferentes formas de desnutrición crónica o aguda, además de aquellos cuyo sobrepeso está directamente ligado a la situación de pobreza.

El repunte de estos números se deriva en parte de los conflictos que afectan a algunas regiones del planeta, pero los expertos coinciden en el impacto estructural y de largo plazo del cambio climático. Y en ese capítulo no tenemos ninguna buena noticia. En un contexto de calentamiento global y de vulnerabilidad alimentaria, los fenómenos naturales extremos determinarán la producción y el acceso a alimentos básicos. Y esto a su vez disparará la carrera global por hacerse con recursos cada vez más escasos como la tierra y el agua. Lo que hoy constituye –en términos agregados– un problema de distribución, en el futuro se elevará a la potencia de la escasez.

Por eso es tan relevante lo que hace Malnutrition Deeply. En su web encontrarán piezas sobre temas tan diversos como el papel de los pequeños productores en la solución del problema, la obesidad como consecuencia de la pobreza o los avances de algunos países en la lucha contra el hambre. También una conferencia virtual abierta sobre el papel de la tecnología en un mundo de condiciones productivas cada vez más hostiles. O una pieza que repasa las principales tendencias y retos para 2018. Entre otras muchas cosas y todo al alcance de cualquier lector con solo acceder a su espacio o suscribirse a su boletín periódico.

No hay excusas para mantenerse al margen.

fuente: https://elpais.com/elpais/2018/03/19/3500_millones/1521485734_566327.html

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba