La liquidación saca del mapa a 24 cooperativas desde el 2021

El mercado de cooperativas de ahorro y crédito continúa en constante purga. Desde el año pasado, 24 instituciones financieras han entrado a un proceso de liquidación; la mitad de ellas por no estar en funcionamiento, por no tener una autorización expresa del organismo de control o porque no presentaron información financiera por más de seis meses consecutivos. En el otro 50 % están aquellas que vienen registrando pérdidas de capital o que han sido declaradas como insolventes.

El caso más reciente fue el de la cooperativa Juan de Salinas. El pasado miércoles, la Superintendencia de Economía Popular y Solidaria anunció oficialmente la liquidación forzosa de la empresa por mantener indicadores de solvencia inferiores al 50 % de los niveles requeridos. La situación ha puesto en compás de espera a 3.931 depositantes, que tras el proceso anunciado esperan recuperar más de $ 8,1 millones en depósitos.

Ayer Margarita Hernández, superintendenta de Compañías, aclaró que la devolución se iniciará dentro de una semana o 15 días, pero será solo para los cuentahorristas que tengan hasta 5.000 dólares. “El Cosede cubrirá en un primer momento, casi inmediato, al 93 % de esos depositantes”, indicó. Todos esos socios quedarán pagados con el 100 % de sus montos.

No obstante, indicó que todo depende de que la liquidadora de la entidad reciba la información que deben proveer los administradores de la institución.

¿Qué pasará con el resto? Con un estudio se determinará cuál es el valor real de la cartera y con su venta se aspira a elevar la cobertura hasta superar el 99 % de los depositantes. Pero para eso no hay fechas. Eso significa, dijo, que solo nueve personas quedan por fuera de esas previsiones. Juntas alcanzan montos por $ 604.000, por lo que deberán esperar el proceso de liquidación para recibir el dinero.

La intervención sobre esta y otras cooperativas ha sido posible gracias al Programa de Supervisión Intensiva (PSI) que el ente de control inició en 2016. En el caso de Juan de Salinas, los primeros problemas fueron detectados en 2017, pero tras un mayor deterioro de sus cuentas, la Superintendencia decidió colocar a la entidad en un plan de supervisión intensiva en 2019, con recomendaciones de fusión con otras empresas del mercado. Un pedido que, asegura, nunca fue escuchado.

De las 24 entidades que entraron en liquidación forzosa, 8 lo hicieron este año. Eso ha hecho que el mercado tienda a seguirse reduciendo. Según la Superintendencia, 468 cooperativas de ahorro y crédito operan a nivel nacional. De ese grupo, 88 están en los segmentos 1 y 2, es decir de las instituciones con activos que suman hasta $ 80 millones.

  • EL SECTOR EN CIFRAS

ACTIVOS. De acuerdo con Asobanca, al cierre de junio de 2022 el total de activos de las cooperativas de los segmentos 1 y 2 (con bienes de hasta 80 millones de dólares) creció un 2,4 %. Y el saldo de los activos y pasivos se ubicó en 20.870 millones y 18.269 millones de dólares, respectivamente.

CRÉDITOS. El saldo total de la cartera bruta se ubicó en $ 14.765 millones al cierre de junio de 2022. Los depósitos totales crecieron $ 413 millones en relación al mes anterior y su saldo cerró a junio de 2022 en $ 16.988 millones; es decir, con un crecimiento del 26,1 % respecto al mismo mes del año anterior.

PROVINCIAS. La Sierra ecuatoriana concentra el 73 % de la cartera de crédito del sector financiero popular y solidario. A su vez, esta región capta el 83 % de los depósitos de los asociados. Pichincha, con un monto en colocaciones crediticias de 3.941 millones de dólares hasta abril, es una de las más importantes.

 

Fuente: expreso.ec

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba