La lamentable historia del divorcio de Nike y Neymar: «Una marca que me traicionó»

En septiembre del año pasado, una noticia futbolística, aunque no del todo relacionada con lo que ocurre en el campo, sacudió al mundo del deporte. Neymar y Nike terminaban su patrocinio tras 15 años de unión y el brasileño pasaba a firmar con Puma un acuerdo cuyas cifras, según la revista Forbes, eran las mayores suscritas nunca antes por un deportista. Según se publicó, la marca alemana pagaría 25 millones de euros al año por vestir al delantero del PSG. Entonces, la lectura de este cambio de patrocinador se hizo únicamente en clave económica, pero ahora se sabe que pudo haber algo más detrás de aquel divorcio.

De acuerdo a un comunicado de Nike de esta misma semana, la relación entre ambas partes llegó a su fin porque Neymar «se negó a cooperar en una investigación de buena fe sobre las acusaciones creíbles de actos indebidos que partió de una empleada». En otras palabras, Neymar habría sido acusado por parte de una empleada de Nike de un presunto delito de agresión sexual. «La investigación no fue concluyente«, dijo Nike. »No surgió ningún conjunto de hechos que nos permita pronunciarnos de forma sustantiva sobre el asunto. Sería inapropiado que Nike hiciera una declaración acusatoria sin poder aportar hechos que la respalden«, añadió.

En el comunicado enviado a AFP, Nike explicaba que estaba «profundamente preocupada por las acusaciones de agresión sexual hechas en 2018 por una de sus empleadas contra Neymar Jr», sin hacer más precisiones.

Al poco de hacerse público este comunicado, el jugador brasileño se pronunció a través de un portavoz en el diario The Wall Street Journal: «Neymar se defenderá enérgicamente de estos ataques infundados en caso de que se presente alguna demanda, lo que no ocurrió hasta ahora». Este mismo diario data los presuntos hechos en un hotel de Nueva York en 2016, cuando Neymar habría intentado obligar a practicarle sexo oral a una empleada de la marca.

«Una marca que me traicionó»

Como consecuencia del revuelo que ha levantado el asunto, Neymar volvió a manifestarse ayer para arremeter contra Nike y negar que su contrato con la marca estadounidense se acabase por algo así. «Afirmar que mi contrato acabó porque no contribuí de buena fe con una investigación es absurdo, mentiroso. No me dieron la oportunidad de defenderme. No me dieron la oportunidad de saber quién es esa persona que se sintió ofendida. Ni la conozco. Nunca tuve relación alguna con ella. No tuve ni siquiera la oportunidad de conversar, saber los motivos reales de su dolor», indicó.

«Esa persona, una trabajadora, no fue protegida. Yo, un deportista patrocinado, no fui protegido. ¿Hasta cuándo? En 2017 viajé nuevamente a Estados Unidos para una campaña publicitaria, con las mismas personas. ¡Nada me contaron, nada cambió! En 2017, 2018, 2019 hicimos viajes, campañas, innumerables sesiones de grabación y nada me contaron. Un asunto de tal gravedad y nada hicieron, ¿quiénes son los verdaderos responsables?», añadió.

Finalmente, Neymar lamentó que tenga que seguir vistiendo indumentaria de Nike, pues tanto el PSG como la selección de Brasil están patrocinadas por la marca: «Ironías del destino, continuaré estampando en mi pecho una marca que me traicionó. ¡Así es la vida!», agregó.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba