La Fed advierte de que la crisis del techo de deuda puede congelar el crédito

La Fed ha hecho públicas sus actas de la pasada reunión, que han sorprendido por sus advertencias y preocupación sobre el techo de deuda. Según indica el documento, “muchos participantes señalaron que es necesario que se logre un acuerdo sobre el límite de la deuda para evitar un trastorno severo en el sistema financiero y en la economía”.

 

Desde el banco central destacan que temen que en un entorno de tipos altos y tras una crisis bancaria un nuevo golpe en el crédito por un eventual ‘default’ pueda tener consecuencias graves. En ese sentido han avisado de que “la Reserva Federal debería estar preparada para usar sus herramientas de liquidez y reguladoras para mitigar los riesgos a la estabilidad financiera”.

Respecto a las subidas de tipos, el tema en el que estaban puestas las miradas, las actas indican que el banco central está dividido sobre la necesidad de seguir subiendo tipos después de una probable pausa en la próxima reunión, en junio. “Varios participantes señalaron que si la economía evoluciona de acuerdo con sus perspectivas actuales, entonces puede que no sean necesarias [más subidas] después de esta reunión”, reflejan las actas.

En ese sentido, destacan las preocupaciones sobre el ritmo de enfriamiento de la inflación. Según las perspectivas de varios altos cargos, el camino de vuelta al horizonte del 2% “podría continuar siendo inaceptablemente lento”, lo que “probablemente justifique una política más firme en futuras reuniones”. Una perspectiva que alienta la posibilidad de que no se vean bajadas de tipos este 2023.

Sin embargo, en la reunión y la rueda de prensa posterior Powell quiso poner una nota de calma, pidiendo una pausa, por los efectos rezagados de los 5 puntos porcentuales de ajuste de la Fed en los últimos 14 meses y las preocupaciones sobre la estabilidad financiera como razones por las que los funcionarios pueden detenerse y dar tiempo a que sus políticas funcionen.

En este sentido, la dirección de la Fed da señales de división. Los ‘halcones’ temen que las subidas no hayan sido suficientes, y que la inflación se resista a bajar. “Casi todos los participantes declararon que, con la inflación todavía muy por encima de la meta a largo plazo del comité, los riesgos al alza para la perspectiva de la inflación seguían siendo un factor clave”, reflejan las minutas.

Por contra, las palomas señalan que el endurecimiento de la política crediticia de los bancos tras la quiebra de Silicon Valley Bank, Signature Bank y First Republic, “equivale a al menos uno o dos aumentos de tipos, si no más, por lo que el banco central podría acabar pasándose de frenada. “Algunos participantes notaron que también vieron algunos riesgos a la baja para la inflación”.

Sin embargo, el documento recoge un consenso entre los altos cargos en mantener todas las puertas abiertas en las declaraciones de cara al público para tener una mayor autonomía de cara a la incertidumbre económica. El documento certifica que “muchos participantes se centraron en la necesidad de conservar la opcionalidad” en los meses posteriores. “Habiendo llegado tan lejos, podemos darnos el lujo de mirar los datos y la perspectiva en evolución para hacer evaluaciones cuidadosas”, dijo Powell después de la reunión.

Cabe recordar que la Reserva Federal ha emprendido uno de los mayores ajustes de la historia diez alzas consecutivas pasando de unos tipos en el 0% hasta el entorno actual del 5%. En la institución monetaria existe la incertidumbre de si veremos en los próximos meses, de forma diferida, el impacto de este endurecimiento tan fuerte.

Fuente: Revista El Economista

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba