La esperanza ecuatoriana para mundiales también se afinca en los juveniles

La esperanza de Ecuador para participar en competiciones mundiales de fútbol se afinca en estos momentos en los juveniles, como el equipo Sub’20, cuya participación en el Sudamericano de Chile ha puesto a soñar al país con una cuarta clasificación a un mundial de esa categoría.

Con la mirada puesta en el Mundial de Polonia, que se desarrollará entre mayo y junio próximos, los seleccionados Sub’20 han acumulado hasta el momento tres victorias y una derrota en partidos disputados en Curicó y Talca.

Los jóvenes, comandos por el técnico argentino Jorge Célico, derrotaron a Paraguay, Argentina y Perú, mientras que cayeron ante Uruguay.

Una trayectoria que los catapultó desde el Grupo B al hexagonal final, que se disputará desde el próximo martes, y que se convierte en un escalón más que deberá subir en su pretensión de llegar al Mundial de este año en Polonia.

Se trata de una selección armada hace más de un año con futbolistas de diferentes clubes de la primera división que juegan tanto en Ecuador como en el exterior.

Entre los futbolistas que militan en el exterior y que juegan al momento con la selección en Chile, figuran los delanteros Alexander Bolaños, de Colo Colo, y Santiago Micolta, de Unión La Calera, ambos de Chile.

Además los defensas Jackson Porozo, del Santos (Brasil), y Diego Palacios del Willem II (Holanda), este último considerado como una de las principales figuras del grupo, lo que le ha valido su designación como capitán.

Entre los seleccionados Sub’20 se destaca el portero Wellington Ramírez y Jordan Rezabala, ambos del Independiente del Valle, quien ha sobresalido en los procesos iniciando en torneos suramericanos de la categoría Sub’15.

Ecuador se clasificó por primera ocasión a un Mundial Sub’20 en 2001 (Argentina), repitió en 2011 (Colombia) y en 2017 (Corea del Sur).

Pero más allá del Sub’20 en Chile, las esperanzas de volver a un mundial se extienden a la selección Sub’17, que participará entre febrero y marzo próximo en el Sudamericano en Perú, con cuatro plazas clasificatorias para el mundial que también se disputará en Perú, en octubre.

El actual desempeño de los jóvenes contrasta con los logros obtenidos en los últimos años por la selección absoluta, que no logró clasificarse al Mundial de Rusia 2018, lo que provocó una desazón en una afición que vio ondear la bandera de su país en Corea del Sur y Japón (2002), Alemania (2006) y Brasil (2014).

Una alegría que ahora la selección espera recuperar a manos del colombiano Hernán ‘el Bolillo’ Gómez, su técnico desde junio pasado.

A su cargo se disputaron seis partidos amistosos con cuatro victorias, un empate y una derrota, resultados que reflejan una recuperación del nivel futbolístico del equipo absoluto.

Pese a su concentración en la selección absoluta, Gómez no se olvida de los semilleros y con su aguda mirada profesional, ha regresado a ver a los seleccionados Sub’20 donde encuentra elementos “interesantes”, para nutrir a futuro las divisiones mayores.

“Hay jugadores interesantes en la Sub’20, que muy bien pueden dar una mano al equipo absoluto porque aquí no se trata ni de juveniles ni de mayores sino de la calidad que puedan mostrar”, comentó este viernes aunque aclaró que desconoce aún si su nivel actual podría llevarlos a las eliminatorias del Mundial de Catar 2022.

Sin embargo, a renglón seguido, recalcó que si logran sobresalir, “serán convocados”.

“Es como un ahorro que uno tiene ahí porque son muchachos que están apareciendo con muy buena capacidad, que están desarrollando un muy buen trabajo”, añadió al ser consultado sobre el desempeño de la Sub’20.

Y concentrado ahora en armar un equipo absoluto para participar en la Copa América de Brasil, junto a Uruguay, Chile y Japón en el grupo C, Gómez mostró su alegría por “ver la personalidad que también van proyectando” los jóvenes de veinte años. EFE

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba