La CIJ rechazó adoptar medidas cautelares contra Alemania

La Corte Internacional de Justicia (CIJ) rechazó este martes imponer medidas cautelares a Alemania para que deje de dar apoyo político, financiero y militar a Israel ante la “campaña de destrucción” del pueblo palestino, como había solicitado Nicaragua. El principal tribunal de Naciones Unidas, con sede en La Haya, anunció el viernes que ofrecería sus conclusiones hoy.

“Basándose en la información fáctica y los argumentos jurídicos presentados por las partes, el tribunal concluyó que, por el momento, las circunstancias no son tales como para requerir el ejercicio de su poder en virtud del artículo 41 del estatuto para indicar medidas provisionales”, indicó el presidente de la corte, el juez Nawaf Salam, en la lectura de la decisión.

El Estado centroamericano acusó a Alemania de complicidad en el genocidio en la Franja de Gaza ante el máximo tribunal de la ONU y lo justificó con los envíos de armas alemanas a Israel y la suspensión temporal de los pagos a la Agencia de Naciones Unidas para los Refugiados Palestinos (UNRWA).

Alemania, “el mayor donante de ayuda humanitaria a los palestinos”

El gobierno alemán celebró la decisión. Alemania “no es parte en el conflicto de Oriente Próximo”, subrayó el Ministerio Federal de Asuntos Exteriores en una declaración sobre X. Alemania es el mayor donante de ayuda humanitaria a los palestinos y se esfuerza por garantizar que la ayuda llegue a la población de Gaza.

Sin embargo, el ataque terrorista de Hamás del 7 de octubre «no ha hecho más que desencadenar esta nueva espiral de sufrimiento, contra la que Israel debe defenderse», prosigue el Ministerio Federal de Asuntos Exteriores. «Más de 100 rehenes siguen en manos de Hamás, que abusa de la población de Gaza como escudos».

En un llamamiento urgente, Nicaragua había exigido, entre otras cosas, el fin de la ayuda militar alemana a Israel. Es posible que se tarden años en aclarar las acusaciones en el procedimiento principal.

La Sociedad Germano-Israelí de Berlín expresó su satisfacción por el rechazo de la solicitud urgente. La acusación contra Nicaragua es «absurda», explicó el presidente de la sociedad, Volker Beck. «Aquí se está abusando de los procedimientos judiciales para hacer campaña política».

Sudáfrica, Nicaragua y Colombia están instrumentalizando la Convención sobre el Genocidio y la Corte Internacional de Justicia, afirmó Beck. «Estamos muy preocupados por la presión que se ejerce sobre el tribunal y sus jueces. Las tendencias a la politización del derecho internacional ponen en entredicho el poder pacificador del propio derecho».

Fuente: dw.com

Compartir esta noticia

Facebook
Twitter
Scroll al inicio