La categoría de productos congelados y listos para servirse suma nuevas marcas

Con una inversión de $ 10.000 y en un pequeño local de 20 metros cuadrados, Christian Fierro y su pareja arrancaron hace casi siete años con su primera cafetería en un club de la avenida Samborondón.

Era un pequeño emprendimiento de desayunos que empezó con el bolón y las tortillas de verde como sus platillos estrella. Poco a poco fueron ganando clientes y consolidando sus productos bajo la marca Sambolón.

Desde sus inicios trataron de que el producto gane aceptación usando una materia prima adecuada. Fierro cuenta que una de las ventajas que poseen es que el verde proviene de plantaciones de familiares de su esposa, algo que les permite trabajar con una mejor selección del producto.

Con más de 50 marcas se vende en el exterior el banano ecuatoriano

Actualmente el negocio tiene cuatro locales y desde hace un año Sambolón decidió dar un salto más allá de sus locales: incursionar en la línea de productos congelados, listos para consumir. Fue una idea que comenzaron a analizar hace dos años.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba