La caída de los ministros de Salud

Un liderazgo sanitario debilitado. Así define Alberto Narváez, expresidente de la Federación Médica Ecuatoriana, el principal problema que ha llevado al Ministerio de Salud a una crisis de la que no ha podido salir pese al reiterado cambio de su cabeza en estos últimos cuatro años.

“La situación ha sido crítica con un ministerio no solo errático, sino negligente en las acciones de salud”, sostiene.

Un problema que ha desencadenado, asegura, el desmantelamiento del primer nivel de atención, el despido de miles de médicos y especialistas y la reducción del presupuesto anual para la compra de medicamentos e insumos que se visibilizó con fuerza con la llegada de la pandemia al país y que forzó la salida de dos ministros cuestionados por su gestión en menos de un año.

Esta decadencia, que según Narváez inició dos años antes de la salida de Rafael Correa del poder, se intensificó en junio de 2019 cuando la Fiscalía allanó las oficinas del Ministerio de Salud Pública en Quito como parte de las investigaciones que llevaba por las supuestas irregularidades en la contratación y uso de test de diagnóstico rápido del virus VIH.

atropellados períodos de menos de un año que estuvieron marcados también por denuncias de irregularidades, discursos inconsistentes, falta de transparencia y deficiencias en la gestión al inicio y en medio de la emergencia sanitaria.

Ha sido una cadena de debilitamientos, de desaciertos. La debilidad de rectoría del Ministerio con este Gobierno se ha evidenciado con el tema de las vacunas.

o su capacidad.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba