La autocrítica del J.P. Morgan, el banco que iba a financiar a la Superliga europea con USD 4.200 millones

Una noticia sacudió rápidamente al mundo del fútbol. El domingo 18 de abril, 12 de los clubes más poderosos del mundo anunciaron la creación de la Superliga, con el objetivo de usufructuar y arrebatarle el interés a la Champions League, potenciando los recursos económicos. Entre los fundadores se encontraban Liverpool, Manchester United, Arsenal, Chelsea, Manchester City, Tottenham Hotspur, Real Madrid, Atlético de Madrid, Juventus, Inter y AC Milan.

Tras el anuncio público de Florentino Pérez, principal impulsor de este proyecto junto a Andrea Agnelli, mandatario de la Vecchia Signora, la UEFA y la FIFA no demoraron en marcarle la cancha a esta docena de entidades y advirtieron fuertes castigos y la exclusión de todas las competencias a nivel clubes y de selecciones (Eliminatorias, Eurocopa o Mundiales). También hubo una fuerte desaprobación por parte de los simpatizantes de cada equipo.

El martes comenzó el abrupto declive de este proyecto, con la salida de los seis clubes ingleses que formaban parte de este selecto grupo. Luego se sumaron Atlético Madrid y los italianos Inter y Milan. (D)

Infobae

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba