La Asamblea se ratifica en las reformas a la Ley Comunicación; descarta considerar a personas naturales como medios e incluir a las plataformas digitales en regulaciones

Esta noche, el Pleno de la Asamblea se ratificó, con 126 votos a favor y 1 abstención, en su texto reformatorio a la Ley Orgánica de Comunicación y descartó que las personas naturales no serán consideradas medios y las plataformas digitales no se incorporarán al sistema de comunicación, como lo sugería el Ejecutivo.

El corto debate se basó en el informe no vinculante de la Comisión de Derechos Colectivos que sugirió, por unanimidad, la ratificación con el argumento de que el texto del Ejecutivo podría contravenir los instrumentos de derechos humanos internacionales relativos a la libertad de expresión.

Así, el texto que entrará en vigencia luego de su publicación en el Registro Oficial establece que: «se consideran medios de comunicación social a las organizaciones públicas, privadas y comunitarias, así como a los concesionarios de frecuencias de radio y televisión, que ejercen la difusión masiva de contenidos comunicacionales, a través de medios impresos, radio, televisión y audio o video por suscripción, cuyos contenidos pueden ser generados o replicados por el medio de comunicación a través de internet»

Además, no se considerarán medios de comunicación al espectro radioeléctrico, ya que las mismas son concesionadas por el Estado, según el texto de la Asamblea. Sobre el sistema de comunicación, su concepto se mantendrá sin incorporar las plataformas digitales.

Henry Cucalón (PSC) expresó que las leyes «deben estar para proteger no para someter» y la Ley de Comunicación no puede violentar o contraponerse con los estándares internacionales de los derechos humanos. «A través de una redacción confusa y abusiva se pretende incluir como medios de comunicación a los usuarios de redes sociales (…) herramienta nefasta de represión a la libertad de expresión», agregó Cucalón.

En tanto, Marcela Aguiñaga (RC), dijo que el Ejecutivo tuvo siempre la intención de someter a las plataformas digitales y regular las redes sociales, «pretensiones hipócritas» del Gobierno que busca una definición más amplia y peligrosa.

 

Fuente: eluniverso.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba