Justicia italiana libera a Puigdemont, que deberá permanecer en Cerdeña

La Justicia italiana decidió este viernes dejar en libertad al líder independentista y expresidente catalán Carles Puigdemont, quien tendrá que permanecer en la isla de Cerdeña mientras se resuelve su extradición a España. “Queda en libertad”, aseguró a la prensa el abogado del político, Agostinangelo Marras, ante el Tribunal de Apelaciones de la localidad sarda de Sassari, precisando que podría salir en breve de la cárcel.

Puigdemont, que compareció por videoconferencia desde la prisión de Sassari en la primera audiencia tras ser detenido el jueves por la noche en el aeropuerto de Alguer, estaba prófugo de la justicia española desde 2017, y pesaba sobre él una orden de captura internacional por presunta sedición y malversación de fondos relacionados con el proceso fallido de independencia catalana. Puigdemont declarará presencialmente el sábado, en un proceso que podría durar “algunas semanas”, según Marras.

“Esta era la primera fase, la audiencia por la convalidación de la detención y la aplicación o no de medidas cautelares. Después la Corte tendrá que decidir si existen las razones para que el presidente Puigdemont sea entregado o no”, explicó Marras, quien aseguró que el juez italiano que vio la causa preguntó al político de Junts per Catalunya si tiene intención de ir a España o no y “él dijo que no”.

Ni surf ni guitarra

El próximo paso es que la Corte decida si dejar a Puigdemont totalmente en libertad y con la posibilidad de salir de Italia o entregarlo a España. El expresidente, que se refugió en Bruselas tras los hechos de hace cuatro años, no ha vuelto a España, pero es eurodiputado y viajó a Alguer para participar en un festival cultural, ya que esta ciudad de Cerdeña mantuvo una fuerte impronta catalana desde los tiempos en que perteneció a la Corona de Aragón.

“Él no vino a hacer surf ni ha tocar la guitarra, vino en su carácter de eurodiputado”, recordó Gonzalo Boye, otro abogado de Puigdemont. La detención del dirigente volvió a poner en el centro de la política española a este periodista de 58 años que se vio inesperadamente propulsado al frente del movimiento independentista en 2016, cuando era alcalde de Girona.

“Lo que tiene que hacer es comparecer y someterse ante la justicia”, dijo el presidente del gobierno español, Pedro Sánchez. En cambio, el presidente del gobierno independentista catalán, Pere Aragonès, exigió en Barcelona “la puesta en libertad inmediata” de Puigdemont, anunciando que viajará a Cerdeña para estar al lado de su antecesor.

 

Fuente: dw.com

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba