Juan Zapata: Nos duele el impacto deportivo, pero debemos asumir responsabilidades

Fue una decisión encaminada “a precautelar la salud de los ecuatorianos”, así comentó Juan Zapata, presidente del Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional, tras la decisión de no autorizar la realización en Quito del juego entre Independiente del Valle y Gremio, válido por la fase 3 de la Copa Libertadores.

La decisión se conoció a 24 horas del juego en Casa Blanca, previsto para este miércoles a las 17:15. El motivo fue el positivo a COVID-19 de tres miembros de la delegación brasileña, ante la reserva de autoridades de salud por una variante del coronavirus en ese país.

En diálogo con ECDF/10, Zapata hizo un recuento desde el arribo de Gremio al país, el lunes. A su llegada se presentaron pruebas PCR negativas, “pero por protocolo se realizaron pruebas de antígenos” con lo que se hallaron dos positivos. Se activaron las alertas y se procedió a establecer controles de seguridad, dijo el funcionario.

“Ante esta situación se hicieron pruebas PCR y dos futbolistas dieron positivo, además de una tercera persona de la delegación”, comentó Zapata. Gremio informó que “Paulo Víctor y Vanderson dieron positivo en Quito y están aislados en el hotel”.

Con este panorama, “y por la sensibilidad de la variante brasilera”, el COE y el Ministerio de Salud resolvieron “no autorizar la realización del partido, porque se precautela la salud de los futbolistas y de la ciudadanía en general, también se reformó el protocolo de ingreso al país de personas que vienen desde Brasil, como origen o escala con temporalidad de diez días. Esto entrará en vigencia este 8 de abril”, apuntó Zapata.

Según los criterios médicos expuestos por el funcionario, impedir el juego corta una cadena de sucesos que extenderían el contagio, “porque hay la posibilidad de que en los siguientes días más jugadores sigan arrojando positivos porque comparten los mismos espacios. En este momento esa delegación es una población de alto riesgo”, enfatizó.

Zapata comentó que previo a la decisión del COE, Francisco Egas, presidente de la Ecuafútbol, y Michelle Deller, directivo de Independiente del Valle, “escucharon los informes del ministerio. Hablamos con ellos, entendemos su posición, pero pedimos que se entienda la nuestra porque al tener tres positivos se pone en riesgo a toda la comunidad”.

A los contagios encontrados en Gremio en Quito, se suman otros como el del DT Renato Portaluppi, que no acompañó a la delegación, situación que “hace compleja” la situación del club “porque hubo contacto con los jugadores y hay un alto riesgo que se presenten estos días más contagios. Todo es una cadena, por eso hay que entender que se minimiza al máximo el riesgo cuando se evita un evento”, señaló el presidente del COE.

Zapata cuestionó, además, un comunicado de Conmebol en el que se habla de “falta de respuesta de autoridades ecuatorianas”, a lo que dijo que Ecuador “ha sido respetuoso con el fútbol, incluso dimos apertura para un partido entre el mismo club brasileño y un peruano (Ayacucho)”, disputado en Quito por impedimento de Perú a recibir vuelos desde Brasil.

A esta situación, Zapata aclaró que fue “un caso distinto” porque las delegaciones no presentaron casos positivos. El juego se disputó el 16 de marzo.

El funcionario aclaró también que “Independiente no suspende el juego porque quiere, lo hace porque hay informe de un cuerpo colegiado. Conmebol debe entender eso, en su comunicado dice que podría haber sanciones a Independiente, pero la decisión se da por un estado de excepción ante la situación crítica de país y la provincia de Pichincha, especialmente”.

“Nos duele el impacto deportivo, pero debemos asumir responsabilidades y si eso genera críticas, deben entender que estamos tratando de salvar la vida de ecuatorianos”, dijo Zapata, que recordó la visita de Flamengo en septiembre del 2020, también para disputar Copa Libertadores ante Independiente y Barcelona, duelos que dejaron contagios en los clubes nacionales.

“Se tiene la experiencia de la presencia de Flamengo y no podemos ser reiterativos en este tema, la pandemia nos enseña cada día. Esto no se hace por dedicatoria, en este caso las resoluciones son de carácter nacional porque tenemos un bien común que es la vida de los ecuatorianos”, cerró Zapata.

Con la suspensión del juego, Conmebol reprogramó el encuentro para este viernes (17:15 de Ecuador), con cambio de sede. El partido entre rayados y tricolores quedó para disputarse en Asunción, Paraguay, en el estadio Defensores del Chaco. (D)

EU

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba