Juan Guaidó propone negociación con Nicolás Maduro

El líder opositor venezolano Juan Guaidó propuso este martes retomar negociaciones con el gobierno de Nicolás Maduro para pedir un cronograma de elecciones, que incluya presidenciales, a cambio del “levantamiento progresivo” de sanciones internacionales.

Guaidó, reconocido como presidente interino de Venezuela por 58 países, rechazaba reanudar conversaciones con Maduro desde que se paralizó en 2019 una ronda de negociación con mediación de Noruega.

“Venezuela necesita un acuerdo de salvación nacional”, dijo en un video transmitido en sus redes sociales. “Debe darse entre las fuerzas democráticas (…), los actores que conforman y sostienen al régimen y la comunidad internacional”.

“El compromiso de la comunidad internacional para lograr esta recuperación” es “ofrecer incentivos al régimen, incluyendo el levantamiento progresivo de sanciones condicionado, por supuesto, al cumplimiento de estos objetivos fundamentales del acuerdo”, añadió.

Guaidó pidió en su mensaje un “acuerdo que incluya (…) la convocatoria de un cronograma de elecciones libres y justas: la presidencial, parlamentarias, regionales y municipales con observación y respaldo internacional”.

Planteó también la “entrada masiva de ayuda humanitaria y vacunas” contra COVID-19, que azota al país con una virulenta segunda ola, y “la liberación de todos los presos políticos”.

La propuesta, que sigue a otros intentos fallidos de negociaciones, ocurre poco después de que el Parlamento de amplia mayoría oficialista nombrase nuevas autoridades electorales.

Es un Consejo Nacional Electoral (CNE) “que no reconocemos”, apuntó Guaidó, rechazando participar en las elecciones regionales y municipales.

El recién nombrado CNE confirmó este martes que esas votaciones se realizarán de manera conjunta este año, aunque sin tener aún fecha asignada. 

“Auditoría amplia”

“Conspirar con la dictadura, para legitimarse mutuamente como tiranía y oposición leal a esa tiranía, no conduce a la libertad, sí a la sumisión y a la normalización de la peor tragedia que ha habido en nuestro país”, expresó Guaidó, que encabezó un boicot opositor contra las presidenciales de 2018 y las parlamentarias de 2020.

En agosto de 2019, Maduro puso fin a los diálogos auspiciados por Noruega en rechazo a duras sanciones económicas de Estados Unidos, principal apoyo internacional de Guaidó.

Tras el fracaso de esos acercamientos, el líder chavista, respaldado por las fuerzas armadas y de aliados internacionales como Rusia y China, inició conversaciones con otros sectores opositores, al margen de Guaidó, que ha calificado de “burla” dichas iniciativas.

En esas negociaciones se acordó dar a opositores dos de cinco cargos principales en la directiva del CNE, presidida por un exministro de Maduro, Pedro Calzadilla.

“Es natural que Guaidó trate de colocar el debate político de nuevo en su cancha pues la selección del nuevo CNE ocurrió en negociaciones entre el gobierno y otra parte de la oposición”, encabezada por el dos veces candidato presidencial Henrique Capriles, dijo a la AFP el analista político Luis Vicente León.

“La empaqueta, sin duda, en una nueva solicitud de negociación global (…) y lo relaciona con las sanciones porque es el único instrumento de presión que parece tener la oposición hoy, aunque no la controla directamente”, añadió el experto.

Calzadilla, acompañado por el resto de la directiva del CNE, anunció en una declaración ante la prensa una “auditoría amplia” al registro electoral y al sistema automático de votación utilizado en Venezuela.

El funcionario también dijo que el organismo acordó “revisar el estado de las inhabilitaciones” de dirigentes y partidos políticos, que afectan a líderes opositores como Capriles.

 

Fuente: dw.com

 

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba