José X. Orellana: De Conferencias Magistrales a la Economía Casera

En Mayo 30 en Quito se realizó el encuentro “Invirtiendo en el Ecuador del Futuro”, como parte del circuito de conferencias del Consejo de las Américas/Sociedad de las Américas. Como miembro de la Sociedad de las Américas he asistido antes a presentaciones similares de otros países y es un agrado ver a Ecuador participar de nuevo.

Estos encuentros permiten intercambiar puntos de vista con distintas esferas tales como son diplomática, empresarial, burocrática, política, etc., en este caso todas concuerdan que hay un notable esfuerzo del Régimen para incrementar la inversión privada sea extranjera o local con el objetivo de reemplazar a la inversión pública como motor de la economía.

Lentamente, se desarrolla una hoja de ruta a un Norte en el campo económico; quizás incompleto e incierto sobre su ejecución, pero esperamos éxito en la consecución de nuevas inversiones. Y así recuperar parte del crecimiento perdido durante la última crisis del precio del petróleo para mejorar la vida y bienestar de los ecuatorianos.

En la próxima reunión de la OPEP en Viena, hay dos temas de suma importancia para Ecuador, primero Carlos Pérez y Pablo Campana Ministros de Hidrocarburos y Comercio Exterior respectivamente se reunirán con potenciales inversionistas en la Refinería de Manabí, y segundo se decidirá sobre si OPEP incrementa su producción para ralentizar el alza del precio del petróleo.

En el primer tema, la Refinería de Manabí crearía un polo de desarrollo de enorme importancia para Manta y sus alrededores que potenciaría el desarrollo en la zona de industrias relacionadas. En el segundo caso, Arabia Saudí, Rusia, y EE.UU. desean por razones distintas incrementar la producción un millón de barriles diarios. Esto nos daría permiso para incrementar nuestra producción unos 20 a 40 mil barriles diarios mejorando nuestros ingresos.

En otra conferencia de Platts en Londres, un grupo de expertos petroleros estimaron el potencial precio para finales del 2018. Esta expectativa de precio indicaría que Ecuador podría tener unos $800 a 1.300 millones de ingresos netos (precio de importar derivados también se incrementa) adicionales sobre lo presupuestado por este mejor precio. Vale notar que mucho de este ingreso adicional producto del incremento del precio y del volumen de producción se utilizaría para pagar atrasos en el sector petrolero que totalizan miles de millones.

En temas de economía casera, la inflación negativa de Mayo (mensual -0,18%, anualizada -1,01%) producto en gran parte de la caída en el precio de alimentos y bebidas, prendas de ropa, recreación, etc. y eso que el día de la Madre fue en ese mes. Originalmente, la caída de precios estuvo vinculada al menor precio de los artículos importados por la eliminación de la salvaguardia; sin embargo, ahora se extiende a una caída del consumo de productos no importados como denota la reducción de ingresos por parte del IVA interno para los primeros meses del 2018 en comparación con el 2017.

Si bien la desinflación incrementa la capacidad de compra de los hogares la economía es como un ecosistema (el océano o un bosque son ecosistemas) donde todos tenemos un rol. En otras palabras, la desinflación en la economía tiene efectos reales en los ingresos de muchos de los proveedores de los bienes y servicios cuyos precios no pueden sostenerse. Además, temas técnicos como que las tasas reales se incrementan son también problemáticos.

En el ínterin, me voy de compras hay rebajas.

Publicaciones relacionadas

Mira también
Cerrar
Botón volver arriba