Jorge Yunda dice que en 100 días pone la casa en orden y no solo da perros

“No solo me he pasado regalando perritos”. Esa fue la frase del alcalde de Quito, Jorge Yunda, ante cientos de moradores de Carapungo, norte de Quito. Varios rieron. Lo dijo, el pasado miércoles, al participar en la entrega de escrituras de terrenos irregulares. Aprovechó la ocasión para hacer un balance de sus primeros 100 días al frente del Municipio, tiempo en el que se ha dedicado –dijo– a “poner la casa en orden”.

Aseguró que las empresas municipales no pueden ser un “botín político de despilfarro”, que ha pedido acompañamiento de la Contraloría, de la Comisión Nacional Anticorrupción. Además de ser la primera entidad en contar con una certificación ISO Antisoborno.

Agregó que, cada 15 días, con todo el Concejo Metropolitano va hacia los barrios para escuchar las necesidades. Destacó la austeridad, pues mencionó que hasta diciembre habrá un ahorro de $ 60 millones. “Antes eran utilizados en gastos suntuosos, en hoteles, en cócteles, en bocaditos. Posiblemente en publicidad para sostener la imagen del alcalde. Esos recursos irán a vialidad, a salud, a educación, a mantener nuestras empresas más eficientes”, añadió el personero.

Hizo énfasis en la unidad de los concejales, dejando de lado cualquier ideología política, a fin de ocuparse, por ejemplo, en la regularización barrial. Yunda dice que espera dejar cero barrios ilegales.

“Muchos dicen ¿qué ha hecho el alcalde en estos tres meses?, pasa solo regalando perritos. También se ha logrado hablar de un problema de salud pública, que es la fauna urbana…”, indicó.

Mauricio Alarcón, de la fundación Ciudadanía y Desarrollo, cuestiona la gestión de Yunda. Refirió que sus actos son “populistas” y mediáticos como el cambio de uniformes escolares, eliminar el reinado de la capital, más que acciones útiles.

Sostuvo que han pasado 100 días sin mayores resultados visibles. “El trabajo del alcalde se ha limitado a entregar mascotas rescatadas, en lugar de poner en práctica soluciones”, expresó. Se refirió a temas de movilidad, del mal mantenimiento de la vialidad e incluso de los problemas con la basura.

María José Freire, especialista en urbanismo, lamentó que la mayoría de obras, en los primeros meses de gestión, esté enfocada en la pavimentación vial, dejando en un segundo plano al peatón y al ciclista. “Los problemas más relevantes de la ciudad son cómo estamos solucionando el transporte público (…) la seguridad”.

Para Hernán Orbea, urbanista, no se ha transparentado la situación real del Municipio que se recibió de la administración de Mauricio Rodas.

Yunda dijo que espera dejar como legado la aprobación del Estatuto Autonómico. A lo que Orbea respondió que la agenda legislativa municipal parece depender de ese documento.

El Estatuto estaría listo en el 2020. Antes debe ser discutido en dos sesiones por el Concejo Metropolitano. Luego la Corte Constitucional debe pronunciarse y será sometido a un plebiscito. Normará el proceso de elecciones de la capital, definirá las competencias locales e ingresos económicos.

Lo más inmediato anunciado por el cabildo es la repavimentación vial y la extensión de la restricción vehicular a 15 horas diarias desde septiembre. En carpeta también está la revisión de los pasajes urbanos.

Pese a haber dejado los micrófonos para asumir su nuevo cargo, a Yunda le invadió la nostalgia. “Cuando me hacen subir a una tarima me dan ganas de cantar…”, dijo a los habitantes de Carapungo. Fue integrante de un grupo musical y participó en programas radiales. Le respondieron con algarabía: “Que cante, que cante”. (I)

Fuente: El Universo

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba