Jersey, el pequeño paraíso fiscal en el canal de la Mancha que causó una disputa naval entre Francia y Reino Unido

El Canal de la Mancha vivió esta semana una de sus mayores tensiones navales en décadas.

Por más de dos días, buques de guerra de Reino Unido y Francia fueron desplegados en las aguas de la isla de Jersey, una pequeña dependencia británica a 22 kilómetros de Normandía.

La isla, cuya posesión en otros siglos fue motivo de invasiones, guerras y disputas, se volvió ahora el principal foco de las tensiones post-Brexit entre Londres y la Unión Europea (UE).

La nueva crisis comenzó a inicios de la semana pasada, cuando una flota de más de 60 embarcaciones pesqueras francesas navegaron hacia a un puerto de la capital de la isla, Saint Helier.

Los pescadores iniciaban así una protesta por nuevos requerimientos y limitaciones para su oficio que entraron en vigor este mes, como parte de la salida británica del bloque europeo.

Según un acuerdo con la UE, los operadores de barcos franceses deben mostrar un historial de pesca en el área para recibir una licencia para las aguas de Jersey, pero los pescadores aseguran que se agregaron requisitos adicionales sin previo aviso que ahora afectan su labor.

El gobierno francés cuestionó la medida británica y salió en defensa de sus nacionales.

Poco después del inicio de la protesta, amenazó con que cortaría la electricidad a la isla, que proviene del territorio francés, lo que llevó a uno de los mayores enfrentamientos diplomáticos en los últimos tiempos entre Londres y París.

Y el asunto llegó al punto de que dos barcos de la Royal Navy fueron enviados a la zona, a lo que Francia respondió también con el despliegue de otros dos buques de patrullaje.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba