Japón necesita hacer match: se entrega a las aplicaciones de citas para incentivar la natalidad

El grave problema de natalidad al que se enfrenta Japón ha llevado al país a encadenar distintas medidas para invitar a los ciudadanos a tener hijos, entre ellas la mejora de las bajas de paternidad. Sin embargo, el Gobierno busca ahora un plan de mayor impacto social para lograr su objetivo y se ha volcado en la promoción de aplicaciones de citas para reavivar el matrimonio.

Con el índice de natalidad en mínimos históricos, el grave envejecimiento de la población que ya afecta a la mano de obra y complica sus previsiones futuras. Con este panorama Japón ha confiado en el poder del match (el término que se utiliza en las aplicaciones de citas cuando dos perfiles muestran interés por el otro mutuamente) para dejar atrás la crisis demográfica que compromete a su economía.

El Gobierno Metropolitano de Tokio está a la vanguardia del nuevo plan. Incluso espera lanzar su propia aplicación de citas en los próximos meses para compaginarla con los eventos para solteros que ya organiza con objetivo similar. Hasta entonces, ha puesto en marcha un programa piloto de nombre Tokyo Futari Story (‘futari’ es el término japonés para referirse a la pareja) que busca ayudar a encontrar el amor. El reto es grande ya que en Japón la soltería se ha vuelto ya un estado normalizado, superando presiones del pasado.

No hay lugar para la trampa, o eso pretende Tokio con el desarrollo en el que ha invertido más de un millón de dólares para dar mayor seguridad a una población reticente a este tipo de herramientas. Quien quiera socializar a través de esta app deberá presentar varios documentos identificativos y rellenar formularios de impuestos que reflejen los ingresos anuales, así como el certificado de soltería correspondiente. Una vez pasada la estricta burocracia, los usuarios deberán pasar por una prueba de diagnóstico de la que derivará su ‘biografía’ (los valores que tiene esa persona y el tipo de pareja que busca).

Según publica The Asahi Shimbun, la versión oficial será de pago y requerirá, además de todo lo anterior, que los usuarios firmen un contrato de compromiso en el que prometan que la búsqueda de pareja es seria y que no buscan una relación casual. La idea primaria es reavivar las ganas de los japoneses por casarse en un momento en que el matrimonio también está de capa caída.

Ocho años de caída de la natalidad

El número de nacimientos en Japón lleva ocho años anotando descensos consecutivos y el de matrimonios cayó por debajo del medio millón por primera vez en 90 años, algo que avisa de que las estadísticas de bebés no mejorarán. Las estimaciones del Instituto Nacional de Investigación sobre Población y Seguridad Social indican que la población de Japón disminuirá alrededor de un 30% a 87 millones para 2070, con un 40% de ciudadanos de 65 años o más.

Si la situación no se revierte, la fuerza laboral de Japón, ya resentida, experimentará una tensión en aumento ante la aguda escasez de mano de obra que ya está obligando a aumentar las jornadas laborales.

La de las app de citas es anecdótica pero se enmarca en el contexto del paquete de medidas sin precedentes anunciado por el Primer Ministro, Fumio Kishida, que incluirá más ayudas a la crianza y más instalaciones para el cuidado de niños para intentar vencer la cuenta atrás para revertir la situación que marca 2030 de rojo en el calendario.

Fuente: Revista El Economista

Compartir esta noticia

Facebook
Twitter
Scroll al inicio