Jairala plantea crear una Dirección de Seguridad

“Guayaquil necesita un alcalde que tenga la voluntad política de hacerse corresponsable de la seguridad de la ciudad”, y el exprefecto del Guayas y ahora candidato a la alcaldía Jimmy Jairala quiere ser ese administrador.

Por eso, su propuesta principal gira en torno a lograr una urbe más segura. Empezará por incluir a las mujeres en lo que llama la Policía de la Ciudad, que suplirá a la Metropolitana. Y completará la propuesta con tres ejes de acción: la integración de entidades, la repotenciación de la tecnología y la inclusión social.

Para el primer punto propone crear en el Municipio la Dirección de Seguridad Pública, para que ejecute las acciones y decisiones del Consejo Cantonal de Seguridad.

“Habrá allí representantes de la Policía, Fuerzas Armadas, Cuerpo de Bomberos, entre otros organismos. Será un órgano que pueda tomar importantes decisiones, sin necesidad de pedir la competencia. Entre otras actividades, organizará operativos afuera de escuelas”.

Sin embargo, la idea de crear una dirección de este tipo necesita trabajarse con un concepto integral, recomienda Marco Escobar, experto en seguridad especializado en planificación estratégica en el campo público y privado.

El también asesor y consultor en temas de seguridad integral añade que además de entidades estatales, es necesario incluir a otros actores que representen un aporte.

“El candidato habla de manera general y no aclara cuáles serán las funciones de los entes para garantizar el éxito del nuevo organismo. Habrá que invitar a profesionales de la seguridad, de la docencia y a gente que conozca de forma técnica el tema”, observa.

El otro eje de acción es ayudar a tecnificar a la Policía con cámaras de reconocimiento facial capaces de detectar rostros en medio de multitudes. “Se podrá con esto controlar el expendio de drogas, seguir a sospechosos y tener una lista negra que identifique a delincuentes reincidentes”, asegura Jairala, que prevé invertir en esta propuesta “no menos del cinco por ciento del presupuesto municipal (unos 38 millones de dólares)”.

Al respecto, el fiscal Víctor González se muestra escéptico. “El tema es bueno y no hay que descartarlo, pero tiene que ser realista. Un sistema de cámaras cuesta. Además, se necesita tener una base de datos. Es algo demasiado complejo de estructurar”, advierte.

El experto Marco Escobar coincide con el fiscal. “La tecnología suena bonita, pero involucra otros temas a discutir, como si el presupuesto compensará la inversión. Y luego hay toda una infraestructura que cubrir y mantener: software, centros de monitoreo, transmisión de datos…”, detalla.

John Garaycoa, máster psicofisiólogo forense y dueño de una empresa de seguridad, cree que para el tema de las cámaras es necesario anotar que las que existen deben pasar por un proceso de renovación para que el proyecto sea funcional.

El último eje de ejecución de Jairala está dirigido a la inclusión. “Hay gente que se dedica a delinquir porque esta ciudad, que registra el índice de pobreza más alto del Ecuador, del 9,9 %, no le ha dado la oportunidad de trabajar. Es absolutamente inequitativa”.

Por eso quiere censar a los informales, carnetizarlos y organizarlos en cooperativas para que mañana tengan acceso a microcréditos, capacitaciones y espacios donde trabajar, como corredores comerciales.

Sobre este punto, el PhD en Investigación Avanzada en Sistemas Urbanos RicardoPozo advierte que intentar controlar ese problema es difícil. “La informalidad es muy dinámica, y está demostrado que económicamente crea poblaciones que no pagan impuestos”.

Jairala está consciente de que hay pendientes en el ámbito legal, pero dice que no está en él repararlos. “Lo haré cuando tengamos asambleístas, en el 2021. Aunque si es necesario, aunque sienta que es una pérdida de tiempo, induciré algunas reformas”, concluye.

Fuente: EXPRESO

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba