Isaac Cohen: REUNIONES ANUALES

Las reuniones anuales casi virtuales del Fondo Monetario y del Banco Mundial están entrando en su segunda semana en Washington, con la economía mundial todavía asediada por la pandemia. El creciente contagio, causado por la variante Delta del coronavirus, ha causado desorden en la producción y el transporte mundial lo cual está desacelerando la recuperación global, que comenzó a mediados del año pasado. Más aún, ante el aumento del gasto público, para combatir el virus y apoyar la reactivación económica, han surgido cuellos de botella en el abastecimiento, escasez de mano de obra y precios más elevados de los energéticos, los cuales están generando presiones inflacionarias.
           Varios principios de política económica han sido confirmados durante la pandemia. Por ejemplo, el protagonismo esencial de la salud pública para lidiar con el virus, con la consecuente necesidad de aumentar el gasto público. Asimismo, la vacunación es la medida más eficaz contra el contagio, pero ha profundizado las disparidades entre las economías avanzadas y el resto del mundo.
           En ese contexto, el Fondo Monetario ha revisado hacia abajo, a 5.9 por ciento, su proyección de crecimiento global para 2021, mientras que ha dejado igual, en 4.9 por ciento, lo proyectado para 2022. Para las principales economías avanzadas, incluyendo Estados Unidos, Europa Occidental y Japón, el Fondo proyecta que retornarán a los niveles pre-pandémicos de producción en 2022. Sin embargo, para las economías de mercado emergente y en desarrollo (excluyendo a China) la proyección es que alcanzarán los niveles pre-pandémicos en 2024.
INGLÉS
The International Monetary Fund and the World Bank almost virtual annual meetings are entering their second week in Washington, with the world economy still besieged by the pandemic. The increased contagion caused by the Delta variant of the coronavirus has led to disruptions in worldwide production and transport that are slowing down the global recovery, which started in the second half of last year. Moreover, with increased public expenditure, to combat the virus and to support the economic reactivation, supply bottlenecks, labor shortages and higher energy prices are generating inflationary pressures.
           Several economic policy principles have been confirmed during the pandemic. For instance, the essential role of public health to deal with the virus, with the consequent need to increase public expenditures. Also, vaccines are the most effective measure against contagion, but have generated profound disparities in vaccination between advanced economies and the rest of the world.
           In this context, the Monetary Fund has revised downwards, to 5.9 percent, its global growth projection for 2021, while it has left unchanged, at 4.9 percent, the projection for 2022. The major advanced economies, including the United States, Western Europe and Japan are projected to return to pre-pandemic output levels by 2022. However, for emerging market and developing economies (excluding China) the return to pre-pandemic output levels is projected to be reached in 2024.

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba