Internacional

Tres ministros de Bolsonaro serán interrogados por la fiscalía de Brasil

El Tribunal Supremo de Brasil autorizó este martes a la Fiscalía a tomar declaración a tres ministros del Gobierno de Jair Bolsonaro, en el marco del caso que investiga las acusaciones del exministro Sergio Moro contra el presidente por una supuesta interferencia política en la Policía Federal.

Ese intento de injerencia fue denunciado por Moro durante una rueda de prensa en la que comunicó su renuncia tras alegar «presiones» por parte de Bolsonaro en la Policía Federal, que investiga a dos de los hijos del mandatario. A raíz de esas declaraciones, la máxima corte del país autorizó, a pedido del Ministerio Público Federal, una investigación contra el presidente brasileño, pero también contra el exjuez para comprobar la veracidad de sus acusaciones.

En el marco de esa investigación, la Fiscalía pidió al Supremo tomar declaración a los ministros de la Presidencia, Walter Braga Netto; de Seguridad Institucional, Augusto Heleno, y la Secretaría de Gobierno, Luiz Eduardo Ramos, entre otras funcionarios del Gobierno y el Parlamento que, según Moro, fueron testigos de esa supuesta presión.

El magistrado Celso de Mello, decano de la Corte Suprema, aceptó la solicitud de la Fiscalía y dio un plazo de 20 días para el cumplimiento de las diligencias, al tiempo que autorizó el acceso a una grabación de una reunión citada por Moro en la que participaron los ministros.

Control de la Policía Federal

Moro declaró el pasado sábado ante la Justicia que Bolsonaro, quería tener el control de la Policía Federal en Río de Janeiro y desde agosto quería sustituir al superintendente del órgano, lo que acabó ocurriendo este martes. «Usted tiene 27 superintendencias de la Policía Federal» en el país y «yo quiero apenas la de Río», declaró Moro el pasado sábado parafraseando al jefe de Estado, según documentos revelados este martes por fuentes judiciales.

En caso de que las acusaciones del antiguo magistrado se comprueben, el caso podría llevar al mandatario a ser sometido a un juicio e incluso al extremo de ser cesado del cargo. Moro reiteró en su declaración de más de ocho horas que finalmente optó por renunciar al cargo de ministro de Justicia, que ejerció desde que el líder de la ultraderecha llegó al poder el 1 de enero de 2019, cuando éste le comunicó su decisión de destituir al director general de la Policía Federal, Mauricio Valeixo.

Como sustituto le dijo que nombraría al comisario Alexandre Ramagem, públicamente conocido como amigo de la familia Bolsonaro, a lo que Moro se opuso de forma rotunda y optó por renunciar, lo que se concretó el pasado 24 de abril.

Días después, efectivamente Bolsonaro designó a Ramagem como director de la Policía Federal, pero el nombramiento fue anulado por un juez del Supremo, debido precisamente a la proximidad del agente con la familia del gobernante y, en especial, con dos de sus hijos que son investigados por esa institución.

Bolsonaro nombró el lunes para el cargo a Rolando De Souza, considerado una suerte de «brazo derecho» de Ramagem, quien asumió el puesto apenas una hora después de ser designado.

Este martes, el propio presidente confirmó que el superintendente de la Policía Federal en Río de Janeiro, Carlos Henrique Oliveira, dejará el cargo y pasará a la subdirección nacional del organismo, pero volvió a desmentir las acusaciones de Moro sobre la supuesta interferencia política. «Lamento que el señor Sergio Moro tenga ese destino», señaló Bolsonaro sobre el que fue su ministro estrella.

 

Fuente: dw.com

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar