Internacional

Régimen de Maduro envía militares a la frontera con Colombia

CARACAS.- El régimen de Nicolás Maduro envió a la frontera con Colombia 2.350 militares, a su disposición, para reforzar la «seguridad» en la región y hacer frente a un masivo retorno de miles de migrantes venezolanos que están saliendo de los países vecinos ante la propagación del coronavirus COVID-19 y las dificultades económicas generadas por la pandemia, anunció es martes un funcionario de la dictadura.

La dictadura activó una operación especial en el estado Táchira, frontera con Colombia, para alojar en algunas escuelas de esa región a las 2.135 personas que han retornado en los últimos días a Venezuela provenientes de los países vecinos, indicó el dirigente chavista y también llamado “protector” de esa entidad, Freddy Bernal.

Como parte de ese plan fueron desplegados “2.350 hombres y mujeres de la fuerza armada a lo largo de la frontera”, indicó Bernal a la estatal VTV, y agregó que se estableció un “cerco humano” con militares en los pasos irregulares de la frontera con Colombia, conocidos como “trochas”, para limitar el tránsito a pie de los migrantes por esas vías.

En estos caminos, grupos subersivos amparados por la dictadura de Maduro cobran para dejar pasar. Por las «trochas», además de gente, trasladan comida y gasolina.

«En la trocha pagué con arroz y una harina. No tengo dinero”, dijo Maricela Hernández al diario regional La Nación.

Bernal dijo que según informaciones que le han proporcionado desde el país vecino se está movilizando una multitudinaria marcha de “entre 3.500 y hasta 5.000 personas que vienen desde Perú, Ecuador y Colombia” hacia Venezuela, y que ante esa situación las autoridades locales están preparando la infraestructura necesaria, que incluye unos 5.000 colchones.

Durante una sesión virtual de la legítima Asamblea Nacional, de mayoría opositora, algunos congresistas denunciaron el martes que miles de migrantes, que han ingresado en los últimos días al país, se encuentran retenidos en precarias condiciones por las autoridades militares y miembros del partido oficialista (PSUV) en las localidades fronterizas de San Antonio del Táchira y Ureña, localidad por la que en 2019 intentó el líder opositor Juan Guaidó coordinar la entrada de la ayuda humanitaria; que fue quemada por simpatizantes de Maduro.

La diputada venezolana Gaby Arellano, que reside en Colombia, afirmó durante el debate que miles de migrantes se encuentran en las referidas poblaciones fronterizas “hacinados sin comida, sin agua ni abrigo”.

Arellano propuso al resto de sus colegas el envío urgente de una misiva a la Agencia de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), la Organización Internacional para las Migraciones y la UNICEF para que atienda a esos migrantes.

El régimen de Nicolás Maduro activó desde la noche del lunes un toque de queda que opera desde las 4 de la tarde hasta las 10 de la mañana del día siguiente en San Antonio del Táchira y Ureña para regular el ingreso de personas hacia Venezuela desde Colombia.

«Factores de poder que hacen vida en el gobierno de Colombia están aprovechando» el retorno de venezolanos y «están tratando de colar paramilitares, desertores, mercenarios, que vienen a sembrar violencia», expresó Jorge Rodríguez, ministro de Comunicación e Información de Maduro en declaraciones transmitidas por la televisora estatal VTV.

Asimismo, la tiranía acordó someter a cuarentena por dos semanas a todos los migrantes que están ingresando al estado Táchira y realizarles pruebas de coronavirus para evitar que se conviertan en fuente de contagio del virus que ha dejado, según Maduro, siete fallecidos y 165 contagiados en Venezuela.

A mediados del mes pasado el gobierno colombiano cerró la frontera con Venezuela, de unos 2.200 kilómetros, para contener el avance de la pandemia y solo dejó abierto un corredor humanitario en un puente fronterizo para permitir el paso a pie de viajeros entre la localidad colombiana de Cúcuta y San Antonio del Táchira.

Se teme que la pandemia pueda generar graves estragos en Venezuela por el deterioro del sistema de salud y las dificultades económicas y sociales que enfrenta la población. Casi cinco millones de venezolanos migraron en los últimos años huyendo de la crisis que azota a la nación suramericana.

Entre los países que recibieron la mayor cantidad de migrantes está Colombia con el que la dictadura de Maduro rompió relaciones el año pasado a raíz del apoyo que dio el mandatario Iván Duque a un plan de envío de ayuda humanitaria internacional promovido por la oposición de Venezuela que fracasó luego que las fuerzas de seguridad bloquearon el paso a varias toneladas de alimentos y medicinas.

 

Fuente: diariolasaméricas.com

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar