Presidente Duque insiste en llamamiento al ELN para alcanzar una «paz creíble y sólida»

REDACCIÓN.- El presidente de Colombia, Iván Duque, reiteró este viernes su llamamiento al Ejército de Liberación Nacional (ELN) para que cese su actividad criminal y libere a los secuestrados para poder reanudar el diálogo de paz, incidiendo en que son requisitos imprescindibles para alcanzar una «paz creíble y sólida».

Duque lanzó este mensaje en el acto conmemorativo del primer aniversario del atentado perpetrado por el ELN contra la Escuela General Santander, en Bogotá, que acabó con la vida de 22 cadetes y dejó decenas de heridos.

Este atentado acabó con el diálogo de paz iniciado en 2017 por el anterior Gobierno de Juan Manuel Santos y la guerrilla. Duque, a su llegada a la Casa de Nariño, lo suspendió a la espera de que el grupo armado accediera a estas dos condiciones y lo rompió definitivamente tras el atentado.

«El atentado que vivimos hace un año fue un atentado contra toda una nación (…) Hoy aún seguimos con el corazón arrugado por aquel hecho execrable», dijo en el marco de los actos conmemorativos, según informa la Presidencia colombiana.

Duque reprocha al ELN «un discurso hipócrita donde invocan la paz pero permanentemente atentan contra los ciudadanos, muchos de ellos indefensos, muchos de ellos de comunidades que han estado afectadas por la pobreza».

A este respecto, recordó que en los 17 meses que duraron las negociaciones de paz «perpetraron más de 400 actos de terror, asesinaron a más de 100 ciudadanos y cometieron más de 10 secuestros».

«Por esa razón, dijimos con claridad que cualquier aproximación a la generación de confianza empieza por la liberación de todos los secuestrados y que se les ponga fin a todos los actos criminales», recalcó.

Duque considera que «aceptar el uso de la paz como herramienta discursiva mientras se atenta contra la población es legitimar la violencia misma en contra el pueblo colombiano», por lo que les ha insistido: «El llamado es claro y permanente: sin esas dos convicciones no se puede aceptar».

El mandatario colombiano esgrimió que volver a la mesa de negociaciones sin que la guerrilla tenga estos gestos sería hacer de la paz «un petimetre de sastrería utilizado para alimentar discursos para la galería».

«Colombia quiere construir paz con legalidad. Colombia quiere construir paz sin impunidad. Colombia quiere construir una paz creíble y sólida, pero esa paz creíble y sólida empieza porque crímenes como el que se cometió en esta escuela hace un año jamás queden en la impunidad».

En este sentido, destacó el papel de policías y militares que «en el último año han enfrentado a esas estructuras terroristas (…) teniendo más de 1.500 capturas y más de 500 desmovilizaciones». «El mensaje que le llega a esas estructuras terroristas, de manera diáfana, es que no vamos a dejar doblegar las instituciones», aseveró el mandatario de la nación cafetalera.

 

Fuente: diariolasamericas.com