Hong Kong: jefa de Gobierno admite que resultado electoral muestra descontento

Después del aplastante triunfo que consiguieron los partidos prodemocráticos en las elecciones celebradas recientemente en Hong Kong, la líder de la región semiautónoma, Carrie Lam, admitió que los resultados «muestran la decepción de los votantes» con la situación de la ciudad, que ha vivido masivas protestas durante casi seis meses.

En su comunicado, Lam apuntó a que el gobierno respeta el resultado de las elecciones locales y que «escuchará humildemente las opiniones de la gente y reflexionará con seriedad» sobre los problemas de la ciudad. También aseguró que «el Gobierno fortalecerá la cooperación con los concejales para resolver los problemas de los distritos que preocupan a la gente», señaló Lam sobre los nuevos cargos electos que asumirán el 1 de enero de 2020.

Con una participación del 71,2 por ciento de votantes, los partidos alineados con Pekín, a los que Lam está vinculada, solo consiguieron 59 concejales de distrito, frente a los casi 300 que tenían antes, mientras que los contendores prodemócratas se quedaron con 388 concejales de distrito.

La mayoría prodemócrata implica que también controlarán 117 asientos de los 1.200 miembros del comité que escogerá el próximo año al nuevo jefe Ejecutivo de Hong Kong.

China reitera apoyo a Lam

El ministro de Exteriores chino, Wang Yi, insistió en que «cualquier intento por socavar la estabilidad o incluso la prosperidad de Hong Kong acabará en fracaso». Esto luego de conocer los resultados de las elecciones locales en Hong Kong.

Wang, de visita en Tokio tras asistir este fin de semana la cumbre de Exteriores del G20 en la ciudad nipona de Nagoya, envió este mensaje tras reunirse con el primer ministro japonés, Shinzo Abe.

Mientras que en China, el diario oficial nacionalista Global Times aseguró  que la victoria de los prodemócratas «no fue aplastante», ya que en porcentaje de voto la diferencia fue del 57 por ciento contra el 41 por ciento, o lo que es lo mismo, 1,67 millones contra 1,2 millones de votantes. Según expertos citados por ese rotativo, la victoria opositora muestra que los ciudadanos están «insatisfechos» con el desempeño del oficialismo en la ciudad, aunque apuntan que se trató de una elecciones «altamente politizadas y sentimentales», achacando el desenlace al rechazo al Gobierno que las protestas han generado en Hong Kong.

Fuente: dw.com