Carrie Lam dice que militares chinos podrían intervenir si levantamiento social empeora

La líder de Hong Kong, Carrie Lam, advirtió en conferencia de prensa que el Ejército chino podría intervenir si se produjera un levantamiento social peor al que se ha vivido estos últimos meses en la ciudad financiera. Del mismo modo, Lam reiteró que su gobierno aún espera resolver la crisis.

Según indicó la jefa del Ejecutivo, la Constitución de Hong Kong tiene prevista la intervención china, aunque no puede revelar bajo qué circunstancias convocará dicha intervención. «Todavía creo firmemente que debemos encontrar soluciones nosotros mismos. Esa es también la posición del gobierno central de Hong Kong, pero si la situación se vuelve tan mala, entonces no se pueden descartar opciones, si queremos que Hong Kong al menos tenga otra oportunidad «, agregó Lam.

Si bien las protestas comenzaron en junio por un proyecto de ley de extradición que habría  permitido que algunos sospechosos fueran enviados a tierra firme y que posteriormente fue suspendido, el movimiento social ha mutado y radicalizado cumpliendo cuatro meses de protestas que aumentan su violencia.

Macron promete una «lucha implacable» contra «el terrorismo islamista»

Una de las últimas medidas adoptadas por Lam invocando una ley de emergencia que data de la época colonial, la facultó para promulgar la prohibición del uso de máscaras durante las manifestaciones, a partir del sábado pasado (05.10.2019), lo que ha generado nuevas muestras de furia por parte de los hongkoneses. Al respecto, Lam dijo que era demasiado temprano para llamar a la medida que data de la colonia, como un fracaso. Hasta ahora, dos personas han sido acusadas de violar la prohibición de máscaras, falta que se castiga con hasta un año de cárcel, además de una multa por convicción.

Lam se comprometió a continuar el diálogo y tomar medidas para abordar problemas de subsistencia y económicos en un plan que debe presentarse el 16 de octubre, cuando se reanudan las sesiones del Consejo Legislativo.

Los críticos temen que la ley de emergencia, que otorga a Lam amplios poderes para implementar cualquier medida que considere necesaria, podría allanar el camino para movimientos más radicales.

Fuente: dw.com