Conservadores y populistas ganan las elecciones en Túnez

Los primeros sondeos a boca de urna tras las elecciones legislativas realizadas este domingo en Túnez muestran que el partido Ennahda, conservador islámico, y el nuevo partido Corazón de Túnez, calificado de «populista” por las agencias de noticias, son los ganadores de la jornada, en las que primó el desinterés ciudadano y la baja participación en los comicios.

Ennahda habría obtenido el 17,5 por ciento de las preferencias, mientras que Corazón de Túnez sumaría el 15,6 por ciento. La participación fue cifrada en el 41,3 por ciento del electorado. Recordemos que Corazón de Túnez es un partido fundado por el magnate de la televisión Nabil Karoui, quien está en prisión preventiva por evasión fiscal y lavado de dinero.

Las proyecciones también confirman la casi desaparición de la plataforma laica «Nidaá Tounis», fundada por el fallecido presidente Beji Caïd Essebsi y ganadora de los comicios de 2014, y el ascenso de la extrema derecha que representa la abogada Amir Moussi y su partido Neodestur, integrado por los nostálgicos de la tiranía de Zinedin el Abedin Ben Ali, derrocado hace ya más de ocho años.

El domingo, de nuevo a las urnas

Si estos resultados se confirman, y no se esperan datos oficiales sino hasta el miércoles, querría decir que el Parlamento se conformará de distintas fracciones y que Ennahda tendrá dificultades para formar gobierno, pues deberá negociar con partidos rivales e independientes para lograr una mayoría. Si eso no ocurre en los próximos dos meses, el presidente puede pedir a otro partido que cumpla ese objetivo. Y si no se consigue, se deberá convocar a nuevas elecciones.

Los sondeos muestran el hundimiento de los partidos progresistas, que no han sabido capitalizar al descontento social fruto de la aguda crisis que padece el país ni el fracaso de las reformas sociales y económicas, y el resurgimiento de los partidos conservadores. «Es una auténtico desastre, un problema muy grave que debemos afrontar. Esto favorece el dominio del conservadurismo y del populismo, que son los ganadores de estos comicios”, dijo a EFE un alto responsable del partido de izquierda «Frente Popular”.

El próximo domingo los tunecinos deben volver a las urnas, esta vez para elegir presidente entre Karoui y el jurista ultraconservador Kaïes Said, un independiente curtido como su rival en los platós de televisión, que dio la sorpresa al derrotar al candidato de Ennahda, el todavía presidente del Parlamento y fundador de la formación, Abdel Fatah Mouro.

Fuente: dw.com