Partido FARC respalda candidatura a gobernación de uno de sus exsecuestrados

El partido Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) señaló en un comunicado que consideran a Pérez como «el único candidato verdaderamente alternativo, comprometido» con los cambios que requiere Nariño. «La reconciliación y la paz con justicia social, la implementación de los acuerdos de La Habana, son principios de reciprocidad compartidos con el candidato», afirmó la bancada. Debido a lo anterior, la FARC se comprometió a trabajar en la campaña de Pérez en «todos los territorios» del departamento.

El próximo 27 de octubre 36,8 millones de colombianos están llamados a las urnas para elegir 32 gobernadores, alcaldes de más de 1.110 municipios, concejales y diputados regionales para un periodo de cuatro años que comenzará el 1 de enero de 2020. Luis Eladio Pérez fue secuestrado por las FARC el 10 de junio de 2001 cuando era miembro de la Comisión de Relaciones Exteriores del Senado colombiano y su liberación se dio siete años después, el 27 de febrero de 2008.

En esa ocasión, la antigua guerrilla también entregó a los excongresistas Gloria Polanco, Orlando Beltrán y Jorge Eduardo Gechem a una comisión designada por el fallecido presidente venezolano Hugo Chávez. Tras su liberación, Pérez se desempeñó como embajador de Venezuela y ocupó el mismo cargo en Perú.

Pérez: «Apoyo de partido FARC es un mensaje de paz y reconciliación”

El Gobierno colombiano y la guerrilla de las FARC firmaron un acuerdo de paz el 24 de noviembre de 2016 tras más de cuatro años de conversaciones en La Habana. Tras recibir el apoyo de la FARC, Pérez afirmó en un video que interpreta ese espaldarazo como «un acto de reparación» por los siete años que estuvo privado de la libertad.

«El primer impulso sería rechazar ese apoyo contundentemente, pero no me parece una actitud constructiva ni un mensaje positivo a esa Colombia en la que quiero que vivan mis nietos», afirmó Pérez. El candidato agregó que por esto decidió aceptar el apoyó de la FARC, pues es un mensaje «de paz y de reconciliación» a Nariño y a todo el país, «especialmente a las nuevas generaciones».

«Si alguien tendría motivos para repudiar a las FARC soy yo, pero no quiero seguir siendo rehén de ellos a través del odio. Por eso acepto ese apoyo y rescato el mensaje que con este acto le quiero enviar a la Colombia del futuro que estamos construyendo», concluyó Pérez.

Fuente: dw.com