Decenas de miles de personas marchan en Hong Kong en apoyo al gobierno y la policía

Decenas de miles de personas marcharon este sábado en Hong Kong en apoyo al gobierno pro-Pekín y la policía, en una demostración de la polarización que vive su sociedad tras varias semanas de protestas antigubernamentales.

Hong Kong ha sido sacudida durante más de un mes por gigantescas manifestaciones en su mayoría pacíficas, así como por una serie de violentos enfrentamientos puntuales con la policía, a raíz de un proyecto de ley que permitiría la extradición de sus ciudadanos a China.

La iniciativa quedó suspendida desde entonces, pero eso no ha sido suficiente para calmar la ira de una parte de la opinión pública, y la protesta se transformó en un movimiento más amplio a favor de reformas democráticas, sufragio universal y el freno al recorte de las libertad civiles en esta ciudad semiautónoma.

La manifestación del sábado fue el momento para el establishment de congregar a sus seguidores, agitando banderas chinas y sosteniendo pancartas en apoyo a la policía.

«Amigos que utilizaron la violencia dicen que también aman a Hong Kong, pero no podemos en absoluto aprobar su manera de expresarse», dijo Sunny Wong, de 42 años, que trabaja en el sector de los seguros.

Una mujer de 60 años apodada Leung afirmó que los manifestantes que invadieron y vandalizaron la legislatura a principios de este mes deben responder por sus actos.

«Detesto realmente a la gente que usa la violencia contra otros. Fue tan extremo», señaló.

La policía estimó que 103.000 personas participaron de la manifestación del sábado. De su lado, los medios locales hablaron de 316.000, citando a los organizadores.

– Crisis en la policía –

La policía de Hong Kong se encuentra en el medio de una gran crisis de reputación.

Sin solución política sobre la mesa por parte de las autoridades pro-Pekín de la ciudad, la policía ha quedado enredado en lo que parece un interminable círculo de enfrentamientos con manifestantes que han continuado saliendo a las calles en grandes números durante seis semanas.

Los manifestantes y los grupos de defensa de los derechos humanos acusan a la policía antidisturbios de haber hecho uso excesivo de la fuerza, incluyendo la utilización de gases lacrimógenos y balas de goma.

De su lado, la policía insiste en que su respuesta ha sido proporcionada y muestra a sus oficiales heridos como prueba de que un núcleo duro de manifestantes buscaba lastimarlos.

Algunos de los enfrentamiento más violentos tuvieron lugar el domingo pasado cuando la policía chocó con manifestantes que le arrojaban proyectiles dentro de un lujoso centro comercial. La «batalla» se saldó con 28 heridos, entre ellos diez oficiales.

Este sábado, por otra parte, la policía de Hong Kong anunció haber descubierto una fábrica improvisada de producción de explosivos de fuerte potencia junto a volantes proindependencia.

Según la policía, el descubrimiento tuvo lugar en un edificio industrial en el distrito de Tsuen Wan el viernes por la noche. Un hombre de 27 años fue detenido.

Aunque la retrocesión de Hong Kong a China ocurrió hace 22 años, el territorio aún está administrado bajo un acuerdo conocido como «un país, dos sistemas», que permite a Hong Kong disfrutar de libertades raramente vistas en la China continental, como la de expresión.

Pero muchos piensan que esos derechos están amenazados.

Fuente: afp.com