Maduro acusa a Bachelet de ceder a presiones para facilitar una intervención en Venezuela

CARACAS.- El dictador venezolano Nicolás Maduro ha acusado a la Alta Comisionada de Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, de ceder a las presiones de Estados Unidos haciendo de su informe sobre la situación en Venezuela «un peligroso eslabón para la intervención»en la nación caribeña.

El ministro de Exteriores, Jorge Arreaza, ha hecho pública este viernes la carta que Maduro envió a Bachelet en respuesta a su informe del 5 de julio sobre Venezuela, en el que acusa al régimen de reducir el espacio democrático e incumplir la obligación del Estado venezolano de garantizar los derechos a la alimentación y a la salud.

En la misiva, fechada el 11 de julio, Maduro denuncia que se trata de un informe «profundamente lesivo a la dignidad del pueblo venezolano y a la verdad de la situación de los Derechos Humanos en Venezuela»: «Lamentablemente, salta a la vista que no escuchó a Venezuela».

El líder ‘chavista’ reprocha a Bachelet que el texto es un «calco» de los elaborados por su predecesor, Zeid Raad al Husein, «que orientó su gestión a la construcción de un ilegal e inmoral expediente contra Venezuela con el único objetivo de criminalizar al Estado venezolano».

«Su reporte se alinea de manera lamentable con el relato mediático y político impuesto desde Washington (…) al repetir el guión acerca de la existencia de un supuesto gobierno dictatorial y de una supuesta crisis humanitaria, justificadora de una intervención para quienes anhelan (…) hacerse raperamente con nuestros inmensos recursos naturales», critica.

Para Maduro, está «plagado de falsas afirmaciones, tergiversaciones y manipulaciones en el uso de datos y fuentes», lo que hace que sea «un reporte carente de equilibrio y rigor, abiertamente parcializado, que presenta un panorama distorsionado de la situación de Derechos Humanos» en Venezuela.

Aunque niega nuevamente la existencia de la crisis humanitaria, reconoce «los desafíos que tenemos en materia de Derechos Humanos», que atribuye una vez más a «la aplicación ilegal, ilegítima y criminal de medidas coercitivas unilaterales (por parte de Estados Unidos) dirigidas a producir el colapso de Venezuela».

Fuente: diariolasamericas.com