EE.UU. insiste: “México tiene que hacer más” contra inmigrantes

El vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, calificó este jueves como «positivas” las conversaciones sostenidas entre la delegación de su país y la mexicana, en medio de las negociaciones que tienen como objetivo evitar la aplicación de aranceles a los productos importados desde México, una amenaza planteada por el presidente Donald Trump, que acusa a su vecino del sur de no hacer nada ante la crisis migratoria.

Los diálogos se retomarán este mismo jueves en el Departamento de Estado. Sin embargo, Pence reiteró que México «tiene que hacer más” y «emprender acciones” para detener el flujo migratorio. «Nuestro mensaje al gobierno mexicano es que ha llegado la hora de que actúe de forma decidida para cooperar con EE.UU. y nos ayude a cumplir nuestras leyes, haciendo cumplir las suyas y asegurando las fronteras», sentenció el vicepresidente.

Menos optimista fue la jefa de comunicaciones de la Casa Blanca, Mercedes Schlapp, quien dijo que la administración no está contenta, y que la propuesta mexicana para lidiar con el flujo de inmigrantes de Centroamérica «simplemente no es suficiente”, lo que hace más probable la imposición de los aranceles, que comenzarán en un 5 por ciento el próximo lunes y aumentarán mensualmente hasta llegar al 25 por ciento en octubre si México no detiene la creciente ola migratoria hacia el norte.

Quizás sí, quizás no

Más temprano este jueves, Trump dijo en Europa, donde se encuentra realizando una serie de visitas de Estado, que cree que México quiere llegar a un acuerdo, pero «tienen que hacer más y asumir el reto, y quizás lo hagan. Vamos a ver si podemos resolver el problema (…) Le hemos dicho a México que las tarifas siguen en pie, y lo digo en serio”.

Por su parte, el secretario de Exteriores mexicano, Marcelo Ebrard, dijo que hubo progresos para superar el diferendo. «Sí, creo que tenemos avances hoy”, informó, tras más de dos horas de conversaciones. El asesor comercial de Trump, Peter Navarro, reconoció que «puede que no tengan que entrar en vigor” los aranceles, porque la Casa Blanca ya ha logrado atraer «la atención de las autoridades de México” al problema migratorio.

Poco más tarde, la secretaria de Interior mexicana, Olga Suárez, informó que México reforzará la frontera sur del país para evitar las oleadas de inmigrantes que vienen de Centroamérica. Ésta era una de las exigencias puestas sobre la mesa por Estados Unidos.

Fuente: dw.com