La semana de Wall Street: la influencia de la guerra comercial Estados Unidos-China y Alemania empujando a Europa

La intensa semana comenzó con el mismo ímpetu con el cual concluye. El presidente Trump, haciendo uso de su ya habitual retórica, advirtió, vía Twitter, que EEUU aplicaría tan tarde como el viernes, aranceles del 25% a bienes de alta tecnologías producidos en China, que sólo pagan 10% de impuestos.

Trump alegó que China había roto un acuerdo y estaba planteando renegociar lo ya alcanzado. Algo que tildó de inaceptable y activó el conteo regresivo. Además dejó claro que no sólo consideraría los $200 billones involucrados en este ajuste. Consideró que un sinfín de productos chinos, adquiridos por Estados Unidos, por un importe de $325 billones, también podría tener un gravamen del 25%.

La advertencia, sin embargo, no cambió la agenda. La comisión de alto nivel china, encabezada por el viceprimer ministro Liu He, mantuvo su viaje a Washington. El jueves, en la noche justo antes de que venciera el ultimátum norteamericano, se reunieron con sus pares norteamericanos, Robert Lighthizer, y el secretario del Tesoro de EE. UU., Steven Mnuchin.
Con las negociaciones en curso, el Servicio de Aduanas y Protección Fronteriza de los EEUU impuso el nuevo arancel del 25% a más de 5.700 categorías de productos que salen de China después de las 12:01 AM EDT (0401 GMT) del viernes.

Los cargamentos marítimos enviados desde China antes de la medianoche no estaban sujetos al nuevo impuesto, siempre que lleguen a los Estados Unidos antes del 1 de junio. A esos cargamentos se les cobrará la tasa original del 10%.

Otro round de la guerra comerical entre Xi Xinping y Donald Trump se vivió esta semana con el aumento de los aranceles a las importaciones chinas en Estados Unidos
Otro round de la guerra comerical entre Xi Xinping y Donald Trump se vivió esta semana con el aumento de los aranceles a las importaciones chinas en Estados Unidos

La historia que lleva ya 10 meses de estiras y encoges continúa. Las consecuencias fueron importantes en todas las bolsas del mundo, en especial las asiáticas que sienten cómo las dos principales potencias económicas del planeta sacuden al mundo financiero.

Alemania da oxígeno a la Eurozona

Mientras chinos y norteamericanos se ponen de acuerdo, vimos como Alemania sigue siendo el motor industrial de Europa.

La producción industrial alemana en el mes de abril subió de 55,4 a 55,7 puntos por encima de la mejora esperada a 55,6. La recuperación sostenida en Alemania impulsó a las empresas a crear empleos de la manera más rápida desde 2007.

La nación teutona impulsa la Eurozona, cuyo índice PMI compuesto se situó en 51,5 puntos.

Alemania está recibiendo los beneficios de ser uno de los más importantes exportadores de productos manufacturados a China. Potencia económica que tuvo un fantástico trimestre, con una economía que creció un 6,4%.

Si a China le va bien, a Alemania, y a Europa también. Sin dudas, mucha tela que cortar en el entramado económico y geopolítico de los próximos años.
Algo que dejó claro el FMI, cuando indicó que hacia 2022, China, Estados Unidos e India, liderarán el PIB global. Ninguna nación europea figurará en el top 5.

Tiempos de cambio y expectativa

En diez meses de guerra comercial el mundo financiero ha vivido en expectativa. En 2018, el Dow Jones cayó en casi 6 %. Se ha recuperado en 2019 un 11%, pero sigue en constante expectativa.

Analistas y empresarios han advertido de las consecuencias de una perenne guerra comercial con China. Una advertencia que ha sido escuchada por los inversionistas.

Los mercados han visto reflejada la expectativa. Esta semana, las bolsas asiáticas y el parque neoyorquino atravesaron importantes correcciones.
La bolsa de Shanghái demostró como ninguna otra el gran momento de crispación. Durante toda la semana, atravesó por vaivenes. El martes respiró con una subida de 0,69%, aliento que no fue suficiente para soportar las caídas de -1,12% del miércoles y -1,48% del jueves.

Pero, este viernes, y luego de entrar en vigencia los aranceles, la Bolsa terminó la jornada con una subida del índice Shanghai Composite de 3,1%. Deja claro que los inversionistas están esperando que pese a la presión arancelaria habrá un acuerdo.

Uber un top 10 que debuta con dudas

Uber decepcionó, a pesar de ser uno de los TOP 10 de la historia. Salió a bolsa el jueves con un precio de 45 dólares por acción . El precio estaba cerca del final del rango de $ 44 a $ 50 por acción que había planeado, dando a la compañía un valor de mercado de alrededor de $ 75,5 mil millones.

La valuación está muy por debajo de los $ 100 mil millones que se esperaban hace sólo un mes atrás y de los $120 mil millones que consideró la banca de inversión.

Quizás Uber deberá demostrar más que Lyft, su rival, y que luego de su salida de bolsa ha visto como su valor comercial ha caído de 72 dólares a cotizar ahora a 55 dólares.

Fabian Onetti es el presidente de Winston Capital Advisors, Nueva York, una firma dedicada al asesoramiento financiero sobre Mercados Internacionales para Inversores Profesionales, Oficinas de Familia y Bancas Privadas

https://www.infobae.com/america/eeuu/2019/05/12/la-semana-de-wall-street-la-influencia-de-la-guerra-comercial-estados-unidos-china-y-alemania-empujando-a-europa/