Defensa de Leopoldo López evalúa solicitar asilo diplomático al Gobierno de España

MIAMI.- La defensa del líder opositor venezolano Leopoldo López analiza la posibilidad de solicitar un asilo diplomático ante el Gobierno de España, con el fin de “proteger los derechos fundamentales” del jefe del movimiento Voluntad Popular, que se encuentra desde el pasado 30 de abril en condición de «huésped» en la residencia del embajador español en Caracas.

En declaraciones exclusivas a DIARIO LAS AMÉRICAS desde España, el abogado Juan Carlos Gutiérrez, quien asesora legalmente a López, dijo que a pesar de que el opositor tiene la “férrea voluntad de no abandonar el país”, como tampoco “su lucha”, se está realizando un “estudio jurídico” para determinar la viabilidad de esa solicitud.

Gutiérrez explicó que, si bien la ley española eliminó el instrumento del asilo diplomático, “hay algunas excepciones que pudieran evaluarse”, al tiempo que agregó que su presencia en España, por estos días, tiene como finalidad adelantar gestiones “informativas” y “bajo estrictas instrucciones de mi cliente”.

Sostuvo que “el estudio jurídico que estamos haciendo es simplemente para tener todos los argumentos legales en caso de que el señor López decida hacerlo. Pero conociéndolo como lo conozco, luego de tantos años de asistirle legalmente, él va a persistir en su férrea e indoblegable voluntad de seguir luchando por la libertad de Venezuela”.

Según la FUNDEU, el término “asilo diplomático” es el derecho –no reconocido por todas las legislaciones– que tienen las misiones diplomáticas de albergar y proteger a cualquier persona perseguida por motivos políticos, que es diferente al asilo político, otra protección que se refiere a la acogida dispensada por un Estado en el territorio de su soberanía a los extranjeros que buscan refugio por razones políticas, raciales o religiosas.

— En estos momentos, ¿cuál es la situación jurídica de Leopoldo López?

— Desde el punto de vista estrictamente legal, el señor Leopoldo López ha sido objeto de un indulto presidencial que ha sido emitido en estricta sujeción con las normas venezolanas, desde la Constitución hasta el Código Orgánico Procesal Penal. El presidente encargado, Juan Guaidó, en uso de sus atribuciones constitucionales, ha indultado a Leopoldo López, y eso ha traído como consecuencia ese acto jurídico que ha sido acatado por funcionarios del SEBIN, de la Policía Política venezolana, y algunos efectivos militares, lo que ha traído como consecuencia que hoy Leopoldo López sea un hombre libre.

Es decir, los efectos jurídicos, las consecuencias jurídicas de la sentencia condenatoria, pírrica, ilegal, dictada en contra de Leopoldo López se encuentran sin efecto en cuanto al cumplimiento de la pena de privación de libertad y en cuanto a las otras sanciones de naturaleza accesoria, como la inhabilitación política. Con esto quiero afirmar, en forma categórica y con toda rigurosidad legal, que la libertad de Leopoldo López se ejecutó bajo estrictos parámetros de la legalidad venezolana, no así el pronunciamiento que ha dictado el Juzgado Cuarto de Ejecución, en donde se encuentra el caso de Leopoldo López, que ha revocado la medida de casa por cárcel y ha ordenado que se le detenga nuevamente y se le envíe a la cárcel militar de Ramo Verde, considerando que ese procedimiento fue ilegal.

Nosotros insistimos en la legalidad del acto e incluso mi presencia allí fue precisamente para revisar las actuaciones, revisar el indulto, evaluar lo que allí se estaba realizando, y puedo certificar que fue un acto jurídico absolutamente amparado bajo nuestra legislación y la legislación internacional. La situación legal [de Leopoldo López] es que se encuentra en condición de huésped en la residencia del embajador de España, en Venezuela; tiene una orden de prisión dictada por este juez de Ejecución, con la que anula la medida de casa por cárcel y se le pretende enviar, de manera ilegal, a la cárcel militar de Ramo Verde.

— ¿No existe la posibilidad de gestionar un asilo y que Leopoldo López salga del país? ¿Lo están considerando?

— En primer lugar, hay que tomar la voluntad del señor Leopoldo López. Ese es el primer punto que hay que evaluar y él ha sido muy categórico en decir públicamente que no va a pedir un asilo político. Durante un tiempo estará en una condición no de refugiado, sino de huésped, que es el estatus jurídico que tiene en este momento el señor Leopoldo López, y bajo la condición de huésped, en la residencia del embajador, está garantizado el cumplimiento de la Convención de Viena, de relaciones consulares, para que no pueda ser arbitrariamente privado de su libertad en la residencia oficial del embajador de España.

Esa es una postura que el señor Leopoldo López ha mantenido. En todo caso, pues, esperemos cuál va a ser la posición definitiva dependiendo del tiempo y si el señor Leopoldo López decide ulteriormente solicitar un asilo diplomático, habrá que hacer las gestiones necesarias y hacer el análisis jurídico de la viabilidad de esa protección internacional.

— Conociendo como actúa el régimen de Maduro, ¿usted cree que si Leopoldo López deja la residencia del embajador de España podría ser encarcelado nuevamente?

— Desde el punto de vista legal, sí, porque ya tiene una orden de aprehensión. Si el señor Leopoldo López se retira de la residencia, pues tendría ese riesgo de ser encarcelado arbitrariamente y ser sometido al cumplimiento de una pena completamente reñida con la legalidad y con los derechos humanos, que ha sido una constante de violación en su caso.

— Todos conocemos que Leopoldo López ha insistido en que no sale de Venezuela, en que se queda en su país. Desde el punto de vista jurídico y teniendo en cuenta su experiencia como abogado, ¿usted qué consejo jurídico le daría a su cliente?

— En realidad, existe la confidencialidad en conversaciones abogado-cliente. Sin embargo, me atrevo a decir que, en sintonía con lo que él ha manifestado públicamente y que también me ha manifestado en privado, él tiene la férrea voluntad de no abandonar el país, de no abandonar su convicción, de no abandonar su lucha, y eso, en lo que a mí respecta como abogado y especialmente como venezolano, es digno de admiración.

Sin embargo, estoy dedicado en este momento a evaluar diversas posibilidades dentro del derecho internacional que le permitan proteger sus derechos fundamentales. Entendemos que España es un país que no ha suscrito y no forma parte de la Convención de Caracas, ni de la Convención de La Habana, que contemplan la figura del asilo diplomático, y también el asilo diplomático ha sido eliminado de la legislación interna española. En principio, habría algunas dificultades para el otorgamiento de un asilo diplomático en los términos como pudiera requerirse. Sin embargo, hay algunas excepciones que pudieran evaluarse.

En todo caso, el estudio jurídico que estamos haciendo es simplemente para tener todos los argumentos legales en caso de que el señor Leopoldo López decida hacerlo. Pero conociéndolo como lo conozco, luego de tantos años de asistirle legalmente, él va a persistir en su férrea e indoblegable voluntad de seguir luchando por la libertad de Venezuela.

— Usted se encuentra en estos momentos en España. ¿Piensa volver a Venezuela para adelantar algún tipo de gestiones jurídicas por Leopoldo López?

— Absolutamente, sí. Ese es mi deber como abogado. Así como estuve allí para asistirle y defenderle, estaré nuevamente en Venezuela. Leopoldo López merece ser libre, así como más de 1.000 personas que se encuentran en prisión injustamente por motivos políticos, con violaciones graves del derecho al debido proceso y violaciones graves en cuanto a sus condiciones de reclusión.

Esos son aspectos de que deben cesar de manera urgente e inmediata. Lo que quede en nuestras manos como profesionales del derecho, junto a otro grupo de abogados que nos acompaña, con toda seguridad que lo vamos a hacer, sin descanso.

— Aprovechando su presencia en España, ¿piensa llevar a cabo algún tipo de gestiones ante el Gobierno español?

— De carácter informativo y bajo estrictas instrucciones de mi cliente.

Fuente: diariolasamericas.com