Un tribunal envía de nuevo a Michel Temer a prisión acusado de corrupción

Un tribunal de segunda instancia determinó este miércoles que el expresidente brasileño Michel Temer (2016-2018) vuelva a ingresar a prisión, donde pasó ya unos días encarcelado el pasado mes de marzo por sospechas de corrupción. La defensa de Temer lo considera víctima de «una persecución política» y adelantó que probablemente se presentará este jueves ante las autoridades, para evitar la «humillación a la que fue sometido» cuando fue detenido en una vía pública de Sao Paulo en marzo para después ser transferido a la sede de la Policía Federal en Río de Janeiro.

El Tribunal Regional Federal de la Segunda Región de Río de Janeiro determinó hoy por 2 votos a 1 el regreso a prisión de Temer, quien se había visto beneficiado por un hábeas corpus tras pasar una noche detenido en una sala especial de la sede de la Policía Federal. La nueva decisión «tiene efecto inmediato», confirmó un asesor de la corte, que no brindó más detalles. Posteriormente, el propio Temer confirmó: «Voy a presentarme, no tengo ningún problema con eso». En declaraciones a los periodistas en frente a su casa en la ciudad de Sao Paulo, añadió que, tras la decisión judicial, pasará la noche en su domicilio.

Temer, de 78 años, es señalado por la Fiscalía como presunto cabecilla de «una organización criminal» responsable de desvíos millonarios en 2014. Fue preso de manera provisional por un juez de primera instancia a fines de marzo, y liberado pocos días después por orden de un juez de apelaciones, cuya decisión fue revertida este miércoles.

Presidente de Brasil entre 2016 y 2018 tras el juicio político contra Dilma rousseff, Temer entregó el pasado 1 de enero la banda presidencial al ultraderechista Jair Bolsonaro. Luego fue arrestado acusado de beneficiarse de sobornos pagados por diferentes empresas, como la eléctrica Eletronuclear, y de ser el principal líder de una organización criminal que desvió cerca de 500 millones de dólares de recursos públicos durante 40 años.

Fuente: dw.com