La UE rechaza el «ultimátum» de Irán, Trump se dice «abierto a hablar» con Teherán

Fieles a su defensa del acuerdo nuclear con Irán, las potencias europeas rechazaron el «ultimátium» lanzado por Teherán, que la víspera anunció el incumplimiento parcial, recrudeciendo la tensión con Estados Unidos, cuyo presidente Donald Trump, dijo este jueves estar «abierto a hablar».

Irán anunció la víspera que dejará de aplicar dos de sus compromisos del acuerdo firmado en 2015 con Estados Unidos, China, Rusia, Reino Unido, Francia y Alemania, tras la decisión de Washington de retirarse en 2018 y restablecer sanciones.

Pero Teherán amenazó además con renunciar a otros compromisos si los restantes signatarios no hallan en 60 días una solución para aliviar los efectos de las sanciones estadounidenses contra Irán, en particular en los sectores petrolero y bancario.

«Rechazamos cualquier ultimátum y evaluaremos el cumplimiento de Irán con sus compromisos nucleares», advirtieron los cancilleres de Reino Unido, Francia y Alemania, así como la jefa de la diplomacia europea, Federica Mogherini.

Su homólogo iraní, Mohammad Javad Zarif, criticó la declaración conjunta, estimando que «Estados Unidos han intimidado a Europa» y «la UE sólo puede expresar su pesar».

Entretanto el presidente Trump dijo que le «gustaría que me llamaran» los líderes iraníes. En diálogo con los periodistas en la Casa Blanca, Trump agregó que «Deberían llamar (…) Si lo hacen, estamos abiertos a hablar con ellos».

Estos intercambios ocurren en un clima de creciente tensión entre Irán y Estados Unidos, que anunció el martes el envío de bombarderos B-52 y una flota al Golfo, mientras los europeos llamaron a Teherán a evitar una escalada y lamentaron que Estados Unidos imponga nuevas sanciones.

Horas después del anuncio de la República Islámica, la administración estadounidense volvió a endurecer sus sanciones. «Autorizar el acero y otros metales iraníes en sus puertos ya no se tolerará», avisó Trump a los demás países.

Rusia condenó «con firmeza» este jueves las nuevas sanciones estadounidenses contra Irán y pidió negociaciones a todas las partes para intentar salvar el acuerdo, vista «la gravedad de lo que está pasando».

– Reforzar el euro –

Como en el caso de la crisis en Venezuela o el acercamiento a Cuba, la posición de la UE sobre Irán choca con la del Estados Unidos, por lo que, a juicio del jefe del gobierno austríaco Sebastian Kurz, «seguirá siendo una cuestión difícil».

Validado por una resolución del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas, el acuerdo permitió a Irán obtener un levantamiento parcial de las sanciones internacionales a las que estaba sometido, a cambio de limitar su programa nuclear.

Pero al juzgar que el acuerdo no ofrecía garantías suficientes, Donald Trump retiró a su país hace un año y restableció sanciones contra Teherán, algo que afectó duramente a su economía y a sus relaciones comerciales con otros países.

Los europeos enfrentan un sentimiento de impotencia, ya que no tienen ningún tipo de influencia sobre Trump y son blanco también de las críticas de Teherán por no lograr compensar las consecuencias de la sanciones de Washington.

Aunque el resto de firmantes prometió permitir que Irán se beneficie de las ventajas económicas del acuerdo, el mecanismo creado por la UE para seguir comerciando y eludir las sanciones de Estados Unidos, no ha permitido ninguna transacción.

El presidente francés, Emmanuel Macron, abogó así por convertir el euro en una moneda de referencia alternativa al euro. «Cuando se consiga eso, ya ningún banco o empresa europea dirá que tiene miedo de comercial con Irán».

– «Muy preocupante» –

Las posibilidades de preservar el acuerdo, como pidió el secretario general de la ONU António Guterres, son «cada vez más débiles», indicaron a la AFP varios responsables europeos, para quienes la única esperanza es convencer a Irán.

«Por el momento, los anuncios iraníes no son una violación o una salida del acuerdo nuclear», indicó a la AFP un alto responsable europeo, para quien la situación es «muy preocupante».

El Organismo Internacional de la Energía Atómica «dirá a finales de mayo en su informe si Irán continúa respetando sus compromisos o si los viola», dijo otro responsable, advirtiendo de sanciones a Teherán si dan el paso.

Irán, potencia chiita en Oriente Medio y enfrentada a la sunita Arabia Saudita, anunció que ya no respetará las restricciones concernientes a las reservas de agua pesada y de uranio enriquecido, por el incumplimiento de Washington.

Y advirtió que, si al cabo de 60 días los otros países no encuentran una solución, dejará de respetar también las restricciones sobre el grado de enriquecimiento de uranio o las medidas relativas a la modernización del reactor de agua pesada de Arak, en el centro de Irán.

Fuente: afp.com