Corte Penal Internacional: avanza la demanda de refugiados sirios contra Assad por crímenes de lesa humanidad

Los refugiados sirios que huyeron a Jordania después de haber sido torturados y presenciar las masacres de sus familiares y amigos han presentado una voluminosa carga de pruebas a la Corte Penal Internacional (CPI) en un intento por llevar a juicio al presidente Bashar al Assad por violaciones reiteradas a los derechos humanos del pueblo sirio y crímenes de lesa humanidad.

Si bien Siria no es signataria del tribunal con sede en La Haya, los abogados de nacionalidad siria y británica que representan a los demandantes se basan en un precedente establecido por la CPI cuya figura penal permite extender la jurisdicción al delito de transferencias forzosas de población.

El año pasado la Corte abrió una investigación preliminar por presuntos crímenes contra la humanidad debido a los traslados forzados de sectores de la población siria por exclusiva responsabilidad del régimen que conduce Bashar al Assad.

Los traslados forzados de los refugiados que huyeron de los bombardeos del régimen se encuentran entonces dentro de lo que tipifica el estatuto de Roma que fue receptado por la CPI, especialmente en el caso que denunció Jordania, donde ahora reside casi un millón de refugiados sirios. En este punto, la CPI esperaba también una denuncia similar de parte del Líbano, donde el número de refugiados sirios superó el millón y medio, pero eso no sucedió ya que el gobierno libanés, carente de decisión propia e influenciado por el grupo terrorista Hezbollah, participó activamente en las acciones militares dentro de la guerra civil siria en defensa de la dictadura del régimen de Assad.

Sin embargo, los numerosos esfuerzos de los refugiados sirios en persuadir a la CPI para que actúe sobre las denuncias contra el régimen de Assad por sus crímenes de guerra mediante el uso de armas químicas, el asesinato masivo de detenidos, la tortura indiscriminada y la migración forzada se encontraban a la espera de la decisión de la fiscalía general porque los fiscales en La Haya no se ponían de acuerdo sobre aspectos jurisdiccionales para actuar.

En mayo de 2014, el Consejo de Seguridad de la ONU debatió un proyecto de resolución para remitir a Siria a la CPI. Trece de sus 15 miembros votaron a favor, pero fue como era esperable: el proyecto fue vetado por Rusia y China. El régimen de Assad ha desestimado las fotografías filtradas de miles de cadáveres tomadas por un desertor sirio cuyo nombre en código es César y negó las imputaciones alegando que era una campaña de desprestigio en su contra.

La última y reciente presentación ha sido coordinada por el abogado londinense Rodney Dixon, del Estudio Garden Chambers, quien se desempaña con los abogados del Estudio Stoke White en conjunto con abogados sirios. Los letrados están pidiendo al fiscal de la CPI Fatou Bensouda, que abra un caso contra altos funcionarios sirios, incluido Assad, por crímenes de lesa humanidad cometidos durante la guerra civil en ese país.

«La CPI existe precisamente para hacer justicia a las víctimas de estos crímenes internacionales más brutales», dijo Dixon. «La devastadora guerra en Siria ha estado ocurriendo durante casi nueve años y nadie ha sido responsabilizado por los cientos de miles de violaciones contra civiles», agrega la demanda actual de los abogados.

«La aceptación de la demanda por parte de la Fiscalía marca un cambio importante en el accionar de la CPI en defensa de miles de víctimas», sostuvieron los abogados de los demandantes. «El caso representa un verdadero avance para las víctimas sirias. Hay un portal jurisdiccional que se abrió finalmente para que el fiscal de la CPI investigue a los perpetradores, quienes probadamente son los responsables de crímenes horrendos», declaró el abogado Dixon.

Un centro legal británico, el Centro Guernica para la Justicia Internacional, también ha efectuado por aparte otra presentación similar basada en el testimonio de otro grupo de refugiados sirios en Jordania. Su cofundador, el abogado Toby Cadman, dijo que «la aceptación de la jurisdicción por parte de la CPI cambia de raíz la situación anterior y que sus clientes podrán obtener justicia luego de tantos padecimientos.

«Durante demasiado tiempo, millones de víctimas han sufrido las acciones del régimen sirio y viven con el temor de que si regresan a Siria, una vez más serán blanco del régimen», dijo Cadman; que se presentó en nombre de 28 víctimas que han perdido familiares, asesinados por el régimen, y abandonado sus propiedades y bienes al verse obligadas a huir por la frontera hacia Jordania para salvar sus vidas; esas personas, hoy viven en campamentos de refugiados en condiciones paupérrimas más allá de la asistencia que brinda la ONU y el Reino de Jordania.

Bombardeo en Siria (AFP)
Bombardeo en Siria (AFP)

Los refugiados declararon haber sido bombardeados repetidamente, ser fusilados, detenidos, torturados, las mujeres abusadas sexualmente por soldados del régimen, los niños maltratados, y además haber presenciado asesinatos en masa. Una de las víctimas, que no quiere ser identificada por la prensa, declaró en el expediente penal haber visto a muchas personas ser atacadas por las fuerzas del régimen. «Se disparaba a las personas al azar, incluido a mi sobrino de 18 años que fue asesinado y a otros dos miembros de mi familia que fueron secuestrados y desaparecidos, nunca más supimos de ellos».

«En 2012, cuando no había terroristas de ISIS en nuestro pueblo, la casa de mi vecino fue bombardeada y todos los que vivían allí murieron. Cuando vivía en la ciudad Homs, me ofrecía como voluntario al proporcionar medicamentos y tratamiento a las personas heridas. Atendí a muchas mujeres que habían sido violadas y abusadas por las fuerzas del régimen. Mi trabajo voluntario me convirtió en un objetivo para el régimen y tuve que huir de allí dejando todo atrás», declaró también a la CPI un hombre de 56 años.

La víctima continuó: «Tuvimos que huir a un lugar más seguro, fuimos a Damasco. Mi hijo mayor estaba siendo obligado a unirse a las fuerzas del régimen, pero él se negó. Se lo llevaron y lo trajeron de vuelta a nuestra casa unos días después, había sido torturado brutalmente y no me reconoció, murió una semana después por las heridas. Sabíamos que teníamos que irnos de nuevo. Me fui con mis otros cuatro hijos y nos dirigimos a Jordania. Fue un viaje muy difícil y doloroso. La CPI debe hacer algo al respecto. Hemos sufrido durante demasiado tiempo nuestro propio gobierno nos trató pero que a los animales». Un vocero de la CPI confirmó que «esas declaraciones y otro gran número de denuncias similares están incluidas en la demanda».

El vocero agregó que «se están analizando todos los testimonios recibidos de conformidad con el Estatuto de Roma y con total independencia e imparcialidad». La fiscalía de la Corte penal internacional ha solicitado sentencia contra el régimen y el presidente Bashar al Assad en los casos de 28 personas cuya comprobación y niveles probatorios alcanzan para acreditar que fueron víctimas y huyeron de la guerra civil.

Fuente: INFOBAE