Apoyo total de China a la demanda de Huawei contra Estados Unidos

China expresó el viernes su total apoyo al combate judicial lanzado la víspera por el gigante mundial de telecomunicaciones Huawei contra Estados Unidos, y aseguró que tomará «todas las medidas necesarias» para defender a la empresa.

El ministro chino de Relaciones Exteriores, Wang Yi, se felicitó por la iniciativa de la empresa, y dijo que Huawei no debe callarse cual «cordero silencioso» ante los estadounidenses.

Estados Unidos prohibió a Huawei participar en el despliegue en su territorio de la 5G, la quinta generación de redes móvil, considerando que China podría emplear los equipos del grupo para espiar a otros países. Además Washington intenta convencer a sus aliados occidentales que hagan lo mismo.

La justicia estadounidense también quiere juzgar a la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhou, a la que acusa de violación de las sanciones contra Irán. Meng fue detenida en Canadá, donde se encuentra actualmente en libertad vigilada, a la espera de una demanda de extradición.

«Basta con tener una postura objetiva e imparcial para ver que las recientes acciones contra una empresa y particulares chinos muy concretos no son solo un simple caso judicial, sino una represión política deliberada», insistió Wang Yi ante la prensa.

«En este sentido, hemos tomado y seguiremos tomando todas las medidas necesarias para proteger con decisión los derechos e intereses legítimos de las empresas y de los ciudadanos chinos. Corresponde al gobierno chino asumir esta responsabilidad», aseguró.

– «Armas legales» –

Huawei, gigante mundial de los teléfonos inteligentes junto a Samsung y Apple, anunció el jueves que interpuso en Texas (sur de Estados Unidos) una demanda contra Washington por haber prohibido a la administración estadounidense la compra de sus equipos y servicios.

La empresa china también solicitará daños e intereses a Estados Unidos por las restricciones de las que es objeto, que considera «inconstitucionales». Acusa además a Washington de haber pirateado sus servidores y robado correos electrónicos.

«Nosotros apoyamos a las empresas y las personas afectadas en el uso de armas legales para proteger sus derechos e intereses», indicó Wang Yi en una rueda de prensa al margen de la sesión anual del Parlamento.

La administración Trump afirma que el material de Huawei podría ser utilizado por los servicios de inteligencia chinos para espiar a otros países y perturbar sus comunicaciones.

Las preocupaciones de Washington fueron aumentando a medida que el grupo fue expandiéndose en el extranjero. Los equipos de Huawei se consideran más avanzados que los de sus competidores sueco Ericsson o finlandés Nokia y ninguna empresa estadounidense representa una competencia seria para el gigante chino.

Además, Estados Unidos considera a Huawei una amenaza debido al pasado de su fundador, Ren Zhengfei, de 74 años, quien fue ingeniero del ejército chino.

Pero China alega que se trata de un pretexto para frenar el desarrollo de la compañía, líder mundial de equipos de telecomunicaciones, y evitar que Estados Unidos sea superado tecnológicamente.

«Lo que queremos defender (…) es también el legítimo derecho de desarrollo de un país y una nación» aseveró Wang.

La próxima comparecencia de la directora financiera de Huawei, Meng Wanzhu, en el marco de su proceso de extradición a Estados Unidos, se producirá el 8 de mayo en Vancouver (Canadá). La directiva había sido detenida a principios de diciembre en Canadá, a solicitud de la justicia estadounidense.

El jueves, dirigentes del grupo chino insistieron una vez más en que las autoridades de Pekín nunca les pidieron instalar «backdoors» (puertas de acceso a los equipos que permiten espiar las comunicaciones).

El responsable jurídico de Huawei, Song Liuping, admitió sin embargo que la ley china podría obligar al grupo a ayudar al gobierno, pero solo en casos de terrorismo o actos criminales.

Tras la demanda contra Washington, la empresa china indicó el viernes que no tenía previsto por el momento atacar en justicia la decisión de Canberra de bloquear el acceso al despliegue de la 5G en Australia.

Fuente: afp.com