Defensa de Keiko Fujimori se queja de errores en el proceso de apelación

LIMA.- La abogada de la opositora peruana Keiko Fujimori Giuliana Loza, se quejó de los aparentes errores cometidos en la tramitación de la apelación contra la prisión preventiva por 36 meses de la excandidata, que han devuelto el pedido sin cambios transcurrido un mes de su detención.

Loza dijo que se sigue afectando el proceso de apelación de la también excongresista porque el expediente enviado a la Segunda Sala Penal de Apelaciones está “incompleto” y, por lo tanto, el tribunal se ha visto obligado a devolverlo al juez Richard Concepción Carhuancho, que dictó su detención el pasado 31 de octubre.

“Un juez con experiencia no comete estos descuidos. Esto es abuso y arbitrariedad. Basta de afectar el #DebidoProceso”, escribió Loza en su cuenta de Twitter.

La abogada agregó que el magistrado “se demoró 24 días en elevar un expediente que debió presentarse en 24 horas, superando todo plazo razonable”, y que, cuando se presentó a la Sala de Apelaciones, “se envía incompleto”.

La Segunda Sala Penal de Apelaciones anuló una primera detención preventiva de Fujimoritras sostener que el juez Richard Concepción Carhuancho, no había sustentado debidamente su fallo y había repetido los argumentos de la fiscalía.

La abogada de Fujimori también ha recusado al juez Concepción Carhuancho por supuesto adelanto de opinión contra su defendida y será la Segunda Sala Penal la que resuelva también esta solicitud.

Keiko Fujimori afronta en prisión las investigaciones por haber recibido aportes no declarados en su campaña electoral del 2011, de empresas como la brasileña Odebrecht, e intentado registrarlos como dinero de falsos aportantes.

Junto a ella son investigados por lavado de dinero, su esposo Mark Vito, y una decena de asesores y colaboradores a raíz de los testimonios de al menos dos legisladores de la bancada fujimorista y otros allegados, que ratificaron haber buscado falsos aportantes para registrar los millonarios aportes de fuentes no declaradas.

 

Fuente: diariolasamericas.com