Internacional

Ex enfermero alemán confiesa haber asesinado a un centenar de pacientes

Nils Hölger, un enfermero que trabajó en dos clínicas, al norte de su país natal, ya había sido condenado a cadena perpetua por dos asesinato. El hombre de 44 años les inyectaba sobredosis de medicamentos como Ajmalin, Sotalol y Lidocain.

La Comisión de Investigación inició su trabajo poco después de la sentencia condenatoria que mandó al enfermero a prisión en 2005. Durante su juicio se hizo público un informe psiquiátrico en el que Hölger confesaba además haber matado a otras 30 personas.

En los últimos dos años, la policía exhumó a más de 100 cadáveres y examinó las actas de unos 200 pacientes, un trabajo que ahora podría estar a punto de concluir, pero con otro resultado aún peor que el revelado este lunes por el jefe de la policía de Oldenburg.

El enfermero Niels Hógel se cubre con una carpeta. DPA

Cuando un paciente moría se prometía a sí mismo no provocar más casos mortales, pero sus buenos propósitos «se desvanecían con el tiempo», explicó  durante el juicio celebrado en febrero de 2015 en Oldenburg, además admitió que actuó por aburrimiento y para tratar de reanimarlos, tratando de demostrar su «profesionalismo» ante sus colegas.

Pero el juicio de hace dos años dejó al desnudo un problema diferente. Varios familiares acusaron a las autoridades de no haber investigado todos los indicios sobre las muertes que se registraron en las dos clínicas, un hecho reactivó el caso.

En la clínica de Dalmenhorst se descubrieron indicios concretos de que el personal sabia que Hölger mataba a sus pacientes, una certeza que convenció a la fiscalía a abrir sendas investigaciones contra dos médicos jefes y el director de la unidad de cuidados intensivos.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar