El submarino nazi cargado con toneladas de mercurio que pone en riesgo el mar de Noruega

BBC. 9 de febrero de 1945, últimos meses de la Segunda Guerra Mundial. El submarino alemán U-864 navega la costa oeste de Noruega.

Va cargado de insumos para fabricar material bélico. Lleva plomo, acero y 65 toneladas de mercurio.

Su misión, llamada Operación César, es llegar hasta Japón, país aliado, y entregarles esa materia prima para que fortalezcan su arsenal.

Pero la operación fracasó.

Un submarino británico, el HMS Venturer, logró interceptar al U-864 y lo impactó con un torpedo. Todos sus ocupantes murieron.

El ataque pasó a la historia como el único episodio de guerra en el que un submarino logra destruir a otro mientras ambos están sumergidos.

En 2003, 58 años después del ataque, la marina noruega halló los restos del U-864, a dos millas náuticas de la isla Fedje.

 Imagen de sonar, sedimentos contaminados de Noruega. La longitud del submarino es de aproximadamente 88 m.
Crédito: Environ. Sci. Tecnol

Un Vestigio mortal

Ahora, luego de 70 años, el submarino sigue siendo un tema de debate para las autoridades noruegas; continúan tratando de resolver la interrogante ¿Cuál es la mejor manera de manejar el riesgo de contaminación que representa la carga de mercurio que está dentro del submarino y sus alrededores?

Un estudio del Instituto Nacional de Investigación sobre Nutrición y Comida de Mar, concluyó que los peces que se habían expuesto a los sedimentos del área del submarino, tenían niveles de mercurio cuatro veces más altos que los peces de otras zonas.

Archivo, Administración Costera de Noruega. (Enero de 2013) U-864

Según un reciente comunicado del Ministerio de Transporte de Noruega, a mediados de octubre, las autoridades decidieron que recubrir el submarino sería la solución más segura y amigable con el medio ambiente. Tienen previsto que para el 2020, se termine con la instalación  de un cobertor que abarcará un área de 47.000 metros cuadrados, debajo del cual estará el submarino.