Internacional

Las horas difíciles del rey emérito de España por culpa de una amiga

En junio del 2014, el rey Juan Carlos de España abdicó al trono. No fue un movimiento premeditado ni calculado con años de anticipación, sino la consecuencia de un mal paso en un viaje maldito.

Debido a una caída que terminó en operación de cadera, todo el país se enteró de que, en plena crisis económica, había ido de cacería de elefantes a Botsuana. Y no lo había hecho solo. Se encontraba en compañía de una mujer que no era su esposa. Desde entonces se habla de la “amiga íntima” del rey, Corinna zu Sayn-Wittgenstein.

Aunque se sumaron otros motivos, como la imputación de su yerno en el llamado caso Nóos, esas canas al aire hicieron tambalear la corona. La solución fue cedérsela a su hijo Felipe VI, quien ha hecho todo lo posible por limpiar las manchas de un reinado que se consideraba oportuno después de la dictadura franquista.

Aparte de un posible alejamiento del rey emérito Juan Carlos y Corinna, la familia real ha intentado borrar de la memoria de la sociedad a la mujer que produjo todo tipo de titulares. Pero ahora vuelve a estar en primera fila de la actualidad española.

Etiquetas

Publicaciones relacionadas

Botón volver arriba
Cerrar
Cerrar