Temer afirma que el próximo Gobierno brasileño deberá seguir con sus reformas

Brasilia.- El presidente brasileño, Michel Temer, afirmó hoy que el Gobierno que surja de las elecciones del próximo 7 de octubre deberá mantener su programa de reformas, pues “no puede haber interrupciones” en el “proceso de desarrollo” de un país.

Temer participó en un evento que congregó en Brasilia a unos dos mil empresarios y ha sido convocado por la Confederación Nacional de la Industria (CNI), que presentó una serie de recomendaciones para los candidatos presidenciales, a algunos de los cuales escuchará en una conferencia que se celebrará mañana.

Básicamente, los empresarios pidieron apoyo a las reformas que ha impulsado Temer y demandaron “continuidad”, en especial en torno a un proyecto que busca endurecer el acceso al deficitario sistema de jubilaciones, que afecta las cuentas públicas y tiene impacto en todo el escenario macroeconómico.

Esa reforma quedó en el tintero por falta de apoyo parlamentario, pero, según Temer, “los candidatos deberán decir si son a favor de una reforma de las jubilaciones que ayude a equilibrar las cuentas públicas o no” y también tendrán que sentar posición sobre otras iniciativas del Gobierno, como las privatizaciones.

En ese marco, afirmó que aunque el país “entra en un momento electoral, el Gobierno no está paralizado” e intentará concretar la privatización de la empresa Eletrobras, responsable por la gestión del sector eléctrico del país.

El mandatario aseguró que un nuevo Ejecutivo tendrá que “mantener el rumbo” y “traer a la iniciativa privada dentro del Gobierno” en un “diálogo permanente con el Congreso y la sociedad”, que en su opinión respalda sus proyectos, pese a que los sondeos le atribuyen un mínimo apoyo del 4 %.

El presidente de la CNI, Robson Andrade, valoró la “atención” que el Gobierno de Temer le prestó en los últimos dos años al sector productivo, con reformas que contuvieron el gasto público y “modernizaron” las relaciones laborales.

Sin embargo, consideró que han sido “insuficientes” y alertó de que Brasil está frente a un momento “singular” y “decisivo”, como son unas elecciones.

Según Andrade, si se “repiten los errores del pasado”, el país “continuará en la ruta de la incertidumbre” y “le llevará décadas llegar al nivel de las naciones más desarrolladas”.

Aunque expresó su respaldo al proceso de “modernización” del país iniciado por Temer, dijo que aún están pendientes la reforma de las jubilaciones y del sistema tributario, así como medidas que doten a los empresarios de una mayor seguridad jurídica.

“Brasil no puede esperar más”, declaró Andrade, quien subrayó que “la inseguridad jurídica nace en el Congreso Nacional” y que “en la raíz del problema está el propio sistema político”, que “es fruto de crecientes tensiones y disputas con enorme costo para la economía y la sociedad”.

El evento realizado hoy antecede a una conferencia que la CNI celebrará este miércoles y a la que comparecerán seis de los principales candidatos a la Presidencia.

En ese evento presentarán sus propuestas el socialdemócrata Geraldo Alckmin, la ecologista Marina Silva, el ultraderechista Jair Bolsonaro, el liberal Henrique Meirelles, el laborista Ciro Gomes y el centrista Álvaro Dias.

Hasta ahora, se da la paradoja de que las encuestas las lidera el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien desde abril cumple una pena de doce años de cárcel por corrupción y está virtualmente inhabilitado por normas que impiden postular a un candidato con una condena ratificada en segunda instancia, como es su caso.

Sin tener en cuenta a Lula, los sondeos le atribuyen un 17 % a Bolsonaro, seguido por Marina Silva, con un 13 %, Ciro Gomes (8 %) y Alckmin (6 %), en tanto que el exministro de Hacienda Henrique Meirelles y el senador Álvaro Dias no pasan del 2 %.

 

Fuente: EFE